El chef francés, miembro de la Legión de Honor y un apasionado de las cocinas japonesa y española, ha fallecido en Ginebra a los 73 años.


El chef francés Joël Robuchon ha muerto este lunes a los 73 años en su casa en Ginebra, Suiza. El hombre que revolucionó la alta cocina francesa, que acumulaba una treintena de estrellas Michelin y que era un apasionado de España y de Japón, países que integró en muchos de sus incontables proyectos, falleció a causa de un cáncer de páncreas contra el que luchaba desde hace más de un año, según el diario Le Figaro, que ha adelantado la noticia.

Pese a su enfermedad, que combatió con una gran discreción, Robuchon se mantuvo activo hasta casi el último momento. El último de sus múltiples negocios lo abrió esta misma primavera en París, un salón de té, pastelería y bar de sake en una de las zonas más elegantes de la capital francesa con el que rendía homenaje a uno de sus países favoritos, Japón.

El otro era España, donde no solo residió una temporada, sino que también le inspiró y donde trabajó con muchos de sus grandes cocineros. Hace solo tres años, en entrevista con EL PAÍS, reivindicaba las tapas como “el modelo del futuro”. Uno de sus conceptos que mayor fama internacional le dieron, L’Atelier, está precisamente basado en el formato del tapeo español y en el de los bares de sushi japoneses, con la cocina abierta a la vista del cliente.

El chef del Elíseo Guillaume Gomez lamentó la pérdida de un cocinero “inmenso” y “riguroso” que fue el “mayor técnico que ha conocido la cocina francesa”, dijo en un comunicado.

Fuente: El País