La Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP) difundió un comunicado en el que solicita al Ejecutivo que postergue "la sanción y promulgación" de las Notas Reversales que introducen modificaciones en el Tratado de Yacyretá, relativo a la represa homónima que comparten Paraguay y Argentina.


Las notas reversales ya cuentan con la aprobación del Congreso y el siguiente paso es que el presidente paraguayo, Horacio Cartes, las sancione con su firma, a pesar de la oposición de algunas formaciones políticas.

El clero paraguayo insta al Ejecutivo a esperar al 15 de agosto, fecha de entrada del nuevo Gobierno, para evaluar de forma “más completa” las repercusiones que esa firma representa para “los bienes, los recursos y la soberanía nacional”.

El episcopado basa su recomendación en los estudios sobre el tema realizado por expertos de la Universidad Católica de Asunción (UCA) y de la Universidad Nacional de Asunción (UNA), en los que concluyen que los cambios en Tratado afectan a “la soberanía energética y nacional”.

Por este motivo, la CEP eleva su “voz de alerta” ante un hecho que, a su juicio, puede perjudicar el futuro de Paraguay.

“En un momento difícil que atraviesa nuestra sociedad, asediada por antivalores que dañan la credibilidad de las instituciones y de las autoridades, es primordial la gestión trasparente, responsable y orientada al bien común; que está siempre por encima de intereses particulares y sectoriales”, dice el comunicado.

La aprobación implica una modificación del tratado y establecerá el reconocimiento de la deuda de Yacyretá con el Tesoro de Argentina, cifrada en más de 4.000 millones de dólares, al mismo tiempo que indemnizará a Paraguay con 940 millones de dólares, en compensación por la inundación del territorio paraguayo durante la construcción.

Asimismo, también se establecerá la cogestión de la Entidad Binacional de Yacyretá (EBY), con cargos tanto argentinos como paraguayos.

La primera nota reversal se basa en el acta de entendimiento que suscribieron en mayo de 2017 el presidente de Argentina, Mauricio Macri, y su homólogo paraguayo, Horacio Cartes.

La represa de Yacyretá (“tierra de la luna”, en lengua guaraní), establecida en 1973 a través de un tratado entre Argentina y Paraguay, es la segunda mayor hidroeléctrica de Paraguay, por detrás de Itaipú, que el país comparte con Brasil.

Fuente: EFE