Archer SA, la primera empresa del sector de carburo de silicio que operar en el departamento de Cordillera, en los límites de Loma Grande y Nueva Colombia, instalará un sistema de mitigación de olores y aguardará la autorización de la SEAM para reiniciar la producción que fue suspendida tras la presión ciudadana.


Martín Arce, Gerente de relaciones institucionales, comentó que la SEAM determinó la suspensión de los trabajos en la planta de manera preventiva en base a las retiradas manifestaciones ciudadanas, y no porque supuestamente la empresa haya contaminado, afirmó que la misma cumple con todos los parámetros de calidad. Anunció que instalarán un sistema de mitigación de olores, que costaría alrededor de 500 mil dólares, así como tienen en las otras fábricas de la Multinacional francesa Saint – Gobain.

La empresa presentó a la Seam una nota sugiriendo un protocolo de medición del aire en base a normas internacionales, y recomendó una empresa Brasileña conocida a nivel mundial, ya que la institución estatal no cuenta con equipos para la evaluación. Una vez superado este proceso, se debe aprobar 5 puntos cercanos a la planta para tomar la muestra del aire, posteriormente se presentará una nueva evaluación de impacto ambiental y una vez aprobado, Archer podrá nuevamente entrar en funcionamiento.

Actualmente la firma da trabajo directo a 120 personas, priorizando la mano de obra local y de su zona de influencia. Es así que un 75% de los colaboradores pertenecen a los distritos de Nueva Colombia, Loma Grande, Emboscada, Altos y San Bernardino. Si en diciembre no se logra obtener el permiso para operar, se suspenderá el contrato de los funcionarios o se procederá a una reducción del plantel, según anunciaron.

Nota relacionada: Saint – Gobain y SiCBRAS dueñas de Archer replicarán mismo modelo en Paraguay

Saint – Gobain y SiCBRAS dueñas de Archer replicarán mismo modelo en Paraguay en cuanto al compromiso social y con el medio ambiente, así también el desarrollo profesional y personal de sus colaboradores.

La empresa ya inició gestiones manteniendo una serie de reuniones con los vecinos de su área de influencia para recoger sus principales preocupaciones y atender algunas de sus necesidades más acuciantes.

En este contexto, un aporte que cambió la vida de varias familias de la compañía Boquerón, de Loma Grande, es la provisión de agua corriente. Estos pobladores debían recorrer más de 8 kilómetros para acarrear agua potable hasta sus hogares.

La falta de caminos de todo tiempo fue otra de las grandes preocupaciones que manifestaron los habitantes de la comunidad. Para dar respuesta a esta inquietud, la empresa reparó más de 10 kilómetros que corresponden a las calles 40 y Boquerón del distrito de Nueva Colombia. Las obras en la calle Boquerón incluyeron perfilado con motoniveladora, cargas de ripio, compactado y alisado con tractores, ensanchamiento, construcción de canaletas.