El presidente del Banco Central del Paraguay (BCP), Carlos Fernández Valdovinos, se despidió hoy del cargo con la presentación del informe de gestión de sus cinco años al frente de la institución, de la que se retira con "resultados que están a la vista".


Valdovinos aseguró que Paraguay “entendió muy bien la receta” que tenía que aplicar tras las últimas crisis y eso le permitió alcanzar “una tasa de crecimiento económico que fue líder de la región en casi todos los últimos cinco años”.

Paraguay creció en tasas superiores al 4 % a lo largo de la última legislatura (2013-2018), a excepción de 2015, cuando se situó en el 3 %, según los datos del BCP.

En la evaluación de su gestión, el presidente del BCP también destacó las medidas para asegurar la estabilidad del sector financiero, el respeto a los objetivos de inflación, fijado en la actualidad el 4 %, o la contención de los déficit fiscales, con una tasa del 1,5 % en 2017.

“Por ese motivo fuimos capaces de acceder al financimiento internacional, a tasas y plazos inéditos, y por ese motivo fuimos capaces de seguir mejorando nuestra calificación de riesgo crediticio mientras muchos países de la región recibían sucesivas revisiones a la baja de sus calificaciones”, apuntó Valdovinos en su discurso.

La agencia Moody’s elevó en 2015 la calificación de Paraguay de Ba2 a Ba1, y desde entonces mantiene el grado especulativo, también conocido como “bono basura”, con lo que al país todavía se le resiste el Baa3, grado de inversión.

Ese mismo año, la agencia calificadora de riesgo Standard & Poor’s elevó la calificación de Paraguay de “estable” a “positiva”, una calificación que también comparte Fitch.

El presidente del ente monetario comparó durante su discurso la situación económica y financiera del país con la de otros estados de la región sudamericana que “no aprendieron los errores del pasado y volvieron a repetirlo”.

“Se olvidaron de que un buen manejo macroeconómico, principalmente durante los años de auge económico, permite generar mecanismos de contención ante choques externos y ejecutar políticas anticíclicas cuando las mismas sean necesarias”, expresó.

Asimismo, también señaló que esos países incrementaron sus gastos corrientes y “atacaron la independencia de sus Bancos Centrales para obtener financimiento o para, supuestamente, abaratar el costo del crédito”.

La presentación del informe de gestión se realizó en el nuevo Instituto del Banco Central del Paraguay, ubicado en sus mismas instalaciones e inaugurado hoy con la presencia de las autoridades. EFE