Los restos de los héroes patrios volvieron este viernes al Panteón Nacional de los Héroes, luego de tres meses de haber sido trasladados al museo del Ministerio de Defensa, ínterin se culminaban los trabajos en el mausoleo. Con este acto, el Panteón reabre sus puertas al público.


Pasada las 08:30 las urnas y los féretros fueron trasladados desde la sede del Ministerio de Defensa, con un desfile militar sobre la avenida Mariscal López rumbo al microcentro capitalino.

Una vez llegado al Panteón Nacional se realizó un oficio litúrgico que contó con la presencia del presidente de la República, Horacio Cartes, la vicepresidenta de la República, Alicia Puchetta de Correa, ministros del Poder Ejecutivo y altas autoridades militares.

Los restos trasladados pertenecen a los mariscales Francisco Solano López y José Félix Estigarribia, de Don Carlos Antonio López, del capitán Antonio Tomás Yegros, del soldado paraguayo, del general José Eduvigis Díaz, del doctor Eusebio Ayala, de Emiliano R. Fernández y de los niños mártires de Acosta Ñú, además de un ataúd perteneciente al general Bernardino Caballero.

Con este acto se realiza la reapertura del Panteón Nacional de los Héroes, un edificio histórico que ha sido objeto de trabajos de restauración en los últimos siete años.

El ministro de Obras, Ramón Jiménez Gaona comentó que los trabajos de restauración se realizaron en varias etapas, y tras sortear una serie de inconvenientes finalmente en la fecha reabre sus puertas al público.

“Con la habilitación que hacemos hoy establecemos el primer edificio patrimonio histórico de todos los paraguayos que se hace una restauración total, tanto la parte interior, exterior donde se recuperó el color original, retirando en algunos lugares hasta 11 capas de pinturas que se habían hecho sin ninguna consideración por su valor histórico que generaron un daño muy importante en la estructura”, explicó.

Asimismo detalló que se hizo una reparación estructural, ya que cuando se retiraron las capas de pinturas se encontró unas fisuras muy peligrosas en la cúpula que amenazaban inclusive el colapso de la estructura, que fue saneado totalmente.

El secretario de Estado precisó que para los trabajos de restauración se invirtieron más de 12.100 millones de guaraníes, distribuidos en tres etapas que comprendieron reparaciones estructurales y estéticos. “Se trajeron materiales de Europa, se hizo un trabajo muy profesional, para poder tener este patrimonio histórico conservado adecuadamente para las generaciones futuras”, subrayó finalmente.

Fuente: Agencia IP