Mediante la derogación del decreto 9234, la Secretaria Nacional Antidrogas (Senad) podrá disponer de los cargos de confianza y reorganizar la institución, aseguró este viernes el ministro Arnaldo Giuzzio, quien anunció además la presentación de un proyecto de ley para contar con las herramientas necesarias para atacar el microtráfico.


En conferencia de prensa, Guizzio informó que el presidente de la República, Mario Abdo Benítez derogó el decreto 9234 del 18 de julio 2018, que entre otras cosas establecía que los nombramientos en las direcciones de la institución deberán obligatoriamente salir “del plantel de funcionarios de carrera institucional y haber ejercido el cargo de una dirección subordinada de la Senad”.

Con esta determinación queda en vigencia el decreto 5279 del 2005, y se devuelve al ministro de la Senad la facultad discrecional de disponer de los cargos de confianza, explicó el Giuzzio tras la reunión que mantuvo este viernes con el presidente Abdo en Palacio de Gobierno.

El ministro sostuvo que el decreto derogado era ilegal, atendiendo que se contrapone a las disposiciones del artículo 8 de la Ley de la Función que expresamente establece e individualiza a los considerados cargos de confianza.

Por otro lado, el secretario de Estado anunció que pondrán a consideración del Congreso un proyecto de ley que regula la carrera del agente especial, que defina su rol hasta hoy “hibrida”, además de “modificaciones legales que permitan atacar como Senad el flagelo del microtráfico”.

Con relación a la carrera de los agentes especiales, señaló que dada las características de su misión relacionada a operaciones encubiertas regladas en la ley 1881/2002, se tiene que regular también la exposición pública que impone la Ley de Acceso a la Información Pública, así como regular las limitaciones que tiene esa misma ley para iniciar investigaciones relacionadas a entregas vigiladas.

Como medidas inmediatas de su gestión, Giuzzio informó que todos los agentes van a pasar por un proceso de formación y capacitación en el área de la tecnología para mejorar las capacidades de los mismos. Además indicó que el presidente le encomendó iniciar un proceso de análisis de todas las políticas relacionadas a la lucha antidrogas.

Entre los desafíos de su administración, mencionó la necesidad de dotar a la institución de mayor tecnología, así como contar con una Dirección General de Anticorrupción y Asuntos Internos que permitirá la investigación de los actos de corrupción que puedan darse dentro de la institución. El exfiscal Emilio Fuster está a cargo de dicha dependencia.

Finalmente anunció que continuarán trabajando con las agencias internacionales, con el interés de ampliar las cooperaciones con otros organismos regionales y de otros continentes. “Las puertas están abiertas para las operaciones que están llevadas hoy por las agencias de investigación relacionadas a las drogas en el país”, puntualizó.

Compartí: