El presidente del Partido Colorado, Pedro Alliana, dijo que "hay que dejar que la Justicia actúe" en el caso del diputado de su formación Ulises Quintana, imputado por supuestos vínculos con un presunto jefe narco en un operativo contra el tráfico de drogas y lavado de dinero.


Alliana también se mostró partidario de secundar un posible pedido de desafuero o de pérdida de investidura si alguna de estas medidas llegan a tratarse entre los diputados, algo que podría ocurrir ya que el imputado puso el lunes sus fueros a disposición de la Cámara Baja.

El presidente de la formación defendió que el caso de Quintana, del movimiento Colorado Añetete, del actual mandatario, Mario Abdo Benítez, “sirve para ir depurando el Partido Colorado”.

“Es un mensaje claro para nosotros, para los líderes, que vayamos eligiendo mejor a los candidatos”, concluyó Alliana ante los periodistas en la sede del Partido Colorado, donde se celebró el 131 aniversario de su fundación.

El expresidente paraguayo Nicanor Duarte (2003-2007), también presente en ese evento, coincidió con Alliana y se limitó a comentar que “la Justicia va a determinar su suerte (de Quintana)”.

El actual presidente del Congreso, Silvio Ovelar, y afín a Abdo Benítez, declaró por su parte que “la situación no es la mejor”, en alusión a Quintana y a su pertenencia a Colorado Añetete.

“Nos duele cuando amigos, compañeros de ruta, estén en una situación como la que está atravesando el diputado Quintana, pero creo que tenemos que mirar hacia adelante. El partido, hoy más que nunca, necesita consolidarse en el ejercicio del poder”, manifestó Ovelar.

También se pronunció sobre la financiación de los procesos políticos, tras conocerse que Quintana utilizó varios vehículos del presunto narcotraficante Cabañas, conocido como ‘Cucho’, durante su campaña electoral.

Ovelar defendió que las leyes de financiamiento político abarquen “desde las internas de los partidos” y llamó a sacar adelante una nueva ley para “subsanar las deficiencias” que existen “en la transparencia de los fondos para las campañas de los candidatos”.

Quintana está imputado por narcotráfico en calidad de cómplice, por lo que la Fiscalía había pedido su desafuero para poder investigarlo en base a ese y a los presuntos delitos de asociación criminal, enriquecimiento ilícito, lavado de dinero y tráfico de influencias.

La imputación se dio tras el arresto la semana pasada de Cabañas en un megaoperativo antidrogas en Ciudad del Este, segunda urbe de Paraguay y fronteriza con Brasil, en el que se allanaron viviendas, diversos negocios y una unidad del Ministerio Fiscal.

Hay un total de 30 imputados por la Fiscalía, entre ellos, y además de Quintana y Cabañas, varios policías y agentes fiscales, tras un procedimiento en el que se incautaron 22 kilos de cocaína y unos 800.000 dólares.

La investigación apunta a que la red desarticulada enviaba a Brasil cargas de cocaína que llegaban a Paraguay desde Bolivia, Colombia o Perú.

Fuente: EFE