España estudia llevar al Consejo Europeo del 20 de septiembre en Salzburgo (Austria) la propuesta de que por cada devolución de un inmigrante ilegal se acepte a otro legal de la misma nacionalidad para formarlo y que vuelva después a contribuir al desarrollo de su país, según el secretario de Estado para la Unión Europea, Luis Marco Aguiriano Nalda.


GRAF797. MADRID, 12/09/2018.- El presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, entra al hemiciclo del Congreso de los Diputados para asistir hoy a la sesión de control al Gobierno. EFE/Mariscal

“Estamos barajando, todavía no hemos formalizado la propuesta, el presidente del Gobierno (Pedro Sánchez) la está estudiando, de que por cada inmigrante ilegal que devolvamos a un país de origen nos manden un inmigrante legal que formaríamos”, avanzó Aguiriano en una entrevista con Efe en la residencia del embajador de Francia.

Ahora bien, precisó Aguiriano (Bruselas, 1963), “les formaríamos para que luego volviesen a desarrollar económicamente y socialmente su país” porque, añadió, “la clave es el desarrollo ‘in situ’ de los países origen de la inmigración y del asilo, porque si no este problema no se va a resolver ni en dos ni en tres años”.

Para el secretario de Estado para la UE, lo primero que hay que hacer es distinguir es entre “la pobre gente que viene a pedir asilo” huyendo de guerras y “la que viene porque quieren trabajo, que también lo entendemos pero toda la Navidad tiene un limite”.

España fue uno de los doce países junto a Italia, Malta, Irlanda, Francia, Alemania, Luxemburgo, Grecia, Holanda, Bélgica, Austria y Portugal, que se reunieron a nivel técnico el pasado 24 de agosto en Bruselas para tratar de avanzar en una solución duradera que gestione a largo plazo los flujos migratorios del Mediterráneo, tras el pulso político lanzado este verano por las autoridades de Roma.

Divididos en la cuestión migratoria, se espera que los socios comunitarios prosigan con el debate en el Consejo Europeo informal que tendrá lugar el jueves próximo en Salzburgo, en vistas a alcanzar algún acuerdo en la cumbre de diciembre con la que se pondrá punto final a la presidencia semestral austríaca de la UE.

“Se está trabajando muchísimo en buscar soluciones para intentar racionalizar, organizar y sobre todo colectivizar la responsabilidad sobre este tema en toda Europa”, aseguró Aguiriano Nalda.

Para ello, en su opinión, “o nos responsabilizamos todos o bien los que no quieren recibir inmigrantes pagan la parte proporcional para que los demás puedan reubicarlos, formarlos, etcétera”.

“La otra idea que está encima de la mesa es que se les reduzca proporcionalmente sus fondos de cohesión porque no se puede tolerar que algunos Estados miembros estén en la Unión solo recibiendo y nunca dando, o que exijan el cumplimiento de la ley en lo que les interesa pero no lo cumplan en lo que no les interesa”, señaló.

Y de puertas para afuera, Arguiriano defiende la necesidad de “impulsar grandes inversiones de grandes empresas europeas en infraestructuras africanas a largo plazo”: “al principio no será rentable, pero hay que asumir riesgos porque sino ¿qué vamos a hacer, poner todos nuestros ejércitos en la frontera sur?”.

En este sentido, aunque la “nueva alianza” con África propuesta por el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Jucker, en su discurso del miércoles sobre el estado de la UE, es “importante”, según Aguiriano, también es “insuficiente”.

“Dentro de 30 años uno de cada cuatro seres humanos de este planeta será africano, al mismo tiempo el cambio climático hace que cada vez haya menos territorio fértil o útil, cada vez más gente, menos terreno, menos recursos naturales.. ¿donde van a ir? A China no, China va a África paga grandes infraestructuras y se lleva los recursos naturales y luego le da igual porque las pateras no van a China, lógicamente”, reflexionó.

La ambición de España, con un gobierno “muy europeísta”, es estar de nuevo “en el centro” de las decisiones de la UE, “para poder mediar en casi todo y aportar propuestas que luego se lleven adelante”, y para eso se ha “acercado mucho” a Francia” y a Alemania con un enfoque “pragmático” para superar las “fracturas a menudo artificiales entre el Norte y el Sur, el Este y el Oeste”.

Funcionario en el PE, desde 2010 dónde era director general de Políticas Exteriores de la Unión hasta su nombramiento como secretario de Estado en junio pasado, Aguiriano confía en que la preocupación actual que recorre Europa por la crisis migratoria o los populismos, unida a un mayor conocimiento público de las instituciones comunitarias, animen a una mayor movilización ciudadana a las lecciones europeas de mayo de 2019.

Arguriano hizo estas reflexiones anoche al margen de un acto en la residencia del embajador de Francia en Madrid, Yves Saint-Geours, para celebrar el 35 aniversario de la Asociación de Amistad Hispano-Francesa Diálogo en la que estuvieron entre otros, el ex primer ministro francés Bernard Cazeneuve y el ex ministro de Interior español Alfredo Pérez Rubalcaba.

Fuente: EFE