El vehículo de asistencia trasladaba a Bruno Silva, quien sufrió un violento choque con un compañero en el momento más dramático del Flamengo 1-1 Vasco da Gama en el inicio de la vigésimo quinta jornada de la liga brasileña.


Corría el minuto 27 del segundo tiempo del partido, en el estadio Mané Garrincha de Brasilia, cuando el vascaíno Luiz Gustavo saltó por un balón y embistió a su compañero.

 

Bruno Silva tuvo tres choques en la cabeza: El primero, en el salto de su compañero, el segundo, cuando cayó al césped, y el tercero, cuando el defensor le cayó encima.

Cuando los paramédicos cargaron a Silva en la ambulancia ocurrió lo insólito: el vehículo no se movía. Solo cuando un futbolista del Flamengo habló con el camillero los jugadores se percataron de la situación y se unieron para empujar.