Descargar el Audio

La diputada del PEN, Kattya González manifestó que ella prefiere "morir de pie" aceptando de que se la expulse de la Cámara de Diputados antes que "vivir de rodillas siendo cómplice silenciosa de la corrupción" que existiría en la Cámara Baja. Kattya fue denunciada por supuesto tráfico de influencia, el documento fue presentado por la abogada Nidia Fátima Giménez Fleitas y dirigido a la Fiscalía General del Estado.


Discurso completo:

Probablemente es la última vez que tenga la oportunidad de hablar en esta cámara. Se está orquestando un plan que desde la lógica democrática y republicana es desopilante y atenta contra todo principio y valor ético y moral; pero desde la posición de una clase política primitiva y cavernaria que ha llevado por delante la Constitución Nacional y que pretende seguir avasallando lo poco que nos queda de institucionalidad funciona como reloj suizo.

No es la primera vez que la mafia empotrada en el poder reacciona; y para su reacción utiliza a sectores vulnerables y excluidos de nuestra sociedad.

Vale la pena hacer memoria, para intentar contextualizar y explicar este escenario. Recordemos que, en la reciente campaña presidencial, se manipuló a una compatriota perteneciente a nuestros pueblos originarios. Qué crueldad y cobardía puede llevar a los que pujan por un cargo utilizar en campaña a uno de los sectores históricamente excluidos y avasallados en sus derechos. Se instaló desde los medios del grupo Cartes que el candidato a vicepresidente de la República del Paraguay por la Alianza GANAR había cometido un crimen deleznable. A meses de ese episodio se pudo aclarar la situación, pero el daño que hicieron fue irremediable.

Ahora, existe un plan similar y para llevarlo al plano de la realidad en este “imperio del rumor” se pretende vincularme a un hecho de supuesto tráfico de influencias, para ello nuevamente recurren a un joven en estado de vulnerabilidad, un chico que necesita ayuda, sin embargo, todo vale en el plan maléfico de igualarnos a todos. Es sólo el comienzo, pues ya está en marcha la fase 2 poner en tela de juicio el financiamiento de mi campaña política, tentáculos con el narcotráfico y quien sabe qué cosas más.

En este escenario debo responder; como siempre lo hice, de frente y no caeré en la “soberbia del inocente” que por no tener nada que esconder, se limita a asistir el burdo montaje.

Me avalan tantos años de lucha ciudadana; en más de una década levantamos muchas banderas, las cuales, gracias a la sinergia colectiva y virtuosa de ciudadanos, estudiantes, medios de comunicación que hacen verdadero contrapeso en este país de ladrones públicos salimos victoriosos. Basta recordar algunas de esas quijotadas que nos movilizaron sin ningún cargo, ni fueros, ni protecciones, ni privilegios; si hoy existen funcionarios públicos procesados y otros privados de su libertad, fue tras la denuncias presentadas por la Coordinadora de Abogados del Paraguay, gremio que presidí y al cual pertenezco con mucho orgullo: el ex Contralor General de la República, el ex Rector de la UNA, el ex Fiscal General del Estado, y varios diputados y senadores, son sólo algunos de los que fueron investigados tras denuncias serias y responsables que tuvieron como cabeza de proceso investigaciones periodísticas de muchos héroes anónimos que hacen su parte, al igual que nosotros hicimos la nuestra.

He venido a la cámara con el mandato expreso de un porcentaje relevante de ciudadanos, con dos objetivos:

Eliminar los privilegios y sanear de la manera más extensa posible la vergonzosa violación a la ley que protagonizan algunos miembros de este Congreso.

En menos de dos meses hemos logrado con distinguidos miembros de esta misma cámara expulsar y someter a la justicia a varios colegas.

Por fin la sociedad se ha dado cuenta lo que desde hace mucho tiempo venimos sosteniendo y pregonando: que con este grado de corrupción no hay democracia posible. No podremos realizar ningún cambio, si la resistencia está en un número importante de la clase política que sólo sabe de privilegios y manipulaciones.

En menos de dos meses hemos logrado que en esta cámara, se hable de un sistema de salud. Sólo cuando se renuncia a privilegios, como lo fue el seguro vip de salud, y se generan anticuerpos en esta misma cámara, se pueden lograr resultados que beneficien a la población. Así lo hemos hecho con el pin de oro y la distribución de cupos de combustibles.

Hoy se pretende vincularme a hechos que sólo pueden ser atribuidos al crimen organizado. No soy peor ni mejor que muchos de los que hoy están aquí representando a la ciudadanía. Pero he puesto mi vida al servicio de principios y valores morales que para mí son sagrados.

Podré equivocarme, pero nunca será de mala fe o por una deshonestidad intelectual.

No pienso hacerme víctima de amenazas y presiones internas y externas de la cámara, en el supuesto de que soy tan capaz de manipular la conciencia ciudadana y que sólo buscan pasarme la factura.

Debemos leer correctamente el clima político que está viviendo la República. Y no sólo ésta sino toda la región.

La gente no soporta más tanta corrupción. Y mi pecado es interpretar históricamente este momento.

Prefiero morir de pie aceptando que se me expulse de la cámara, a vivir de rodillas siendo cómplice silenciosa de todo lo que aquí ocurre.

Cuando condenaron a muerte a Sócrates, él aumento la apuesta y dijo que, aunque esa decisión arbitraria de un tribunal temeroso de su destino lo condenaba, iba aceptar sin apelaciones su decisión.

Hoy les invito a que me acompañen, a todos aquellos que no tengan temor a la verdadera justicia, solicitando el desafuero por el resto del periodo legislativo, para que la justicia nos procese en caso de que existan argumentos jurídicos que así lo exijan.

Sería la mejor forma de construir confianza ciudadana despojándonos de un privilegio que se ha mal utilizado durante tanto tiempo.

Esa ciudadanía valiente, indomable y con una gran capacidad de resistencia se lo merece.

Es el momento del equilibrio reflexivo para una tregua política que todos necesitamos.