El presidente de Argentina, Mauricio Macri, reconoció hoy que su equipo de Gobierno “no es perfecto” porque la “perfección no existe”, pero aseveró que sí es grupo de personas “con buenas intenciones” y “honestidad”.


“Vamos a construir ese país que todos soñamos”, aseveró el mandatario en su intervención en la inauguración del Puente Olímpico Ribera Sur, que conectará Lanús, en el sur del cinturón urbano bonaerense, con el barrio porteño de Villa Soldati.

Este acto se da apenas dos semanas antes de la inauguración oficial de los Juegos Olímpicos de la Juventud, que acogerá Buenos Aires hasta el 18 de octubre.

Para Macri, el camino es decir la verdad, con transparencia, trabajo en equipo y “abriendo las puertas de Argentina al mundo”.

“Tenemos muchas cosas para aportar al mundo. Los argentinos podemos ser muy buenos cuando nos los proponemos”, argumentó.

La actualidad del país está marcada por la fuerte inestabilidad cambiaria que, sumada a otros factores como la sequía que afectó al campo a principios de año, desencadenó fuertes desequilibrios económicos que han llevado al país a entrar en recesión y acudir al Fondo Monetario Internacional para pedir un millonario crédito.

“Claro que cuesta y falta, y nos está costando mucho y estamos todos poniendo el hombro, y lo sé mas que nadie porque vivo caminando el país y hablando con ustedes”, expresó Macri.

“Este es el camino, es un equipo que no es perfecto. La perfección no existe, pero lo que nadie puede dudar es que es un equipo con buenas intenciones, honestidad, un eje profundo en el hacer, porque las palabras se las lleva el viento y estas obras que estamos haciendo que transforman la realidad de los argentinos no”, sentenció.

Al comienzo de su Gobierno, en diciembre de 2015 y tras 12 años de mandatos kirchneristas, Macri remarcó que tenía “el mejor equipo de los últimos 50 años”, una afirmación muy criticada hasta hoy por diversos opositores que cuestionan la política llevada a cabo por el oficialismo para enfrentar los problemas del país.

El mandatario remarcó este jueves que se está demostrando que las obras ahora se hacen “respetando las fechas” de inicio y final “y sin que nadie se lleve un mango que no le corresponde”, en clara referencia a los escándalos de corrupción que afectan a altos cargos del kirchnerismo.

“También es demostrar que los argentinos somos mejor de lo que hemos hecho durante décadas”, matizó.

“Queremos ser felices. Queremos que realmente la sociedad se base en el dar, el amor, el compartir, porque hacer estas obras”, concluyó. EFE