Las marchas, de más de un kilómetro de largo, que se realizan hoy en Guatemala convocadas por universitarios para pedir la renuncia del presidente Jimmy Morales y en rechazo a la corrupción, transcurren hasta ahora sin incidentes.


La Asociación de Estudiantes Universitarios (AEU) encabeza la manifestación en la capital, y en los departamentos de Quetzaltenango, Totonicapán, Alta Verapaz, Sololá, Quiché, Chiquimula y Totonicapán, entre otros, se han sumado miles de alumnos, campesinos e indígenas.

Una de las principales consignas de la marcha que se dirige hacia la Plaza de la Constitución, frente al antiguo Palacio de Gobierno, es “fuera Jimmy”.

El rector de la estatal Universidad de San Carlos (USAC), Murphy Paiz, dijo a los periodistas que la manifestación es para pedir que se respete la ley.

Los universitarios y campesinos, que ondean banderas en la caminata, respaldan la permanencia de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) y piden a las autoridades que permitan el ingreso al país de su jefe, el colombiano Iván Velásquez, en acatamiento a la resolución de la Corte de Constitucionalidad (CC).

La movilización pacífica, que no es respaldada por los empresarios guatemaltecos, tiene, hasta ahora, una longitud de más de un kilómetro en la capital y se espera que estudiantes de otras universidades y de organizaciones sociales se sumen cuando la marcha se acerque a la Plaza de la Constitución, donde ya hay más 1.000 personas concentradas.

En los alrededores del Palacio Nacional de la Cultura, cuya entrada principal está cerrada, y del Congreso, según observó Efe, fueron desplegados decenas de agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) desarmados como medida de prevención.

“Ni fusil ni la metralla al pueblo calla”, dice una de las pancartas en las que se exige la renuncia de Morales, de su vicepresidente Jafeth Cabrera y de la canciller, Sandra Jovel, entre otros.

Ondeando banderas y sonando pitos y vuvuzelas, los manifestantes expresan su rechazo a la corrupción y la impunidad en Guatemala.

Las protestas para exigir la renuncia del mandatario comenzaron a raíz de su decisión, anunciada el pasado 31 de agosto, de no renovar el mandato de la Cicig, el cual vence en septiembre de 2019.

Las marchas se realizan en momentos en que una comisión del Congreso analiza una petición de antejuicio contra el presidente del organismo de las Naciones Unidas y el Ministerio Público, por el posible delito de financiación electoral ilícito en 2015 para decidir si le levantan o no la inmunidad para que sea investigado.

Fuente: EFE