El presidente Mario Abdo Benítez destacó los últimos acontecimientos en la lucha emprendida contra el crimen organizado, la corrupción y el contrabando.


A través de un mensaje en su cuenta de Twitter, en el que instó a seguir dando pasos firmes “con el único propósito de que los paraguayos vivamos en un país mejor”.

En cuanto al combate al crimen organizado, el mandatario anunció una “lucha sin tregua” durante los próximos cinco años y solicitó a la Justicia estar a la altura de este desafío.

Entre el miércoles y jueves se dio la detención de dos miembros del Primer Comando Capital, que fueron extraditados al Brasil, y la detención del considerado “mano derecha” del líder de la organización criminal Comando Vermelho.

Esto se suma a la detención de Reinaldo Cabañas (alias Cucho) el pasado 6 de setiembre, y el desbaratamiento de una red de narcotráfico y lavado de dinero desde Ciudad del Este, considera la mayor organización de este tipo en dicha ciudad.

Su detención trajo consigo el inicio de investigaciones contra dos unidades fiscales y del diputado nacional Ulises Quintana, por presuntos vínculos con el ahora detenido.

Al respecto, el presidente Abdo Benítez alentó la investigación a profundidad de los vínculos que mantienen las organizaciones criminales con autoridades y políticos.

“Va a ser histórica nuestra lucha contra el crimen organizado en los próximos cinco años. Vamos a limpiar al Paraguay”, declaró el día en que se reunió con las fuerzas de seguridad encargadas del operativo.

Detención de miembros de PCC y Comando Vermelho

El miércoles la Secretaría Antidrogas (Senad) informó el arresto de tres personas en Salto del Guairá, de los cuales dos fueron identificados como miembros del Primer Comando Capital (PCC), por lo que fueron extraditados.

El tercero se trata de un ciudadano paraguayo, Óscar Alderete Such, quien fue recientemente iniciado en la organización criminal, de acuerdo al informe.

En tanto que este jueves se dio la detención de Nestor Báez Alvarenga, quien estaba prófugo de la Justicia brasileña y cuenta con tres pedidos de extradición. El hombre fue detenido en una lujosa vivienda del barrio Los Laureles de Asunción.

De acuerdo a las informaciones de inteligencia, el mismo ocupa una alta posición en la estructura del grupo criminal Comando Vermelho, y sería la mano derecha del fundador del grupo, Fernandinho Beira Mar, quien se encuentra en prisión desde el 2002.

Fuente: Agencia IP