Descargar el Audio

La Policía brasileña detuvo hoy en la ciudad de Foz de Iguaçu al libanés Assad Ahmad Barakat, investigado por lavado de dinero y vínculos terroristas y contra quien pesaba una orden de captura en nuestro país, informaron fuentes oficiales.


Assad Ahmad Barakat fue arrestado por la Policía Federal de Foz de Iguaçu, ciudad fronteriza con Argentina y Paraguay, y continúa prestando declaración ante las autoridades, según confirmaron fuentes de la comisaría donde se encuentra detenido.

La Dirección General de Migraciones de Paraguay había puesto en alerta las fronteras tras la orden de captura emitida por la Fiscalía contra Barakat, a quien se le relaciona con el grupo libanés Hizbulá.

Barakat también estaba imputado en Paraguay por un presunto delito de producción de documentos de contenido falso, que cometió en repetidas ocasiones.

El libanés recibió en abril pasado un pasaporte del país suramericano a pesar de que no tenía nacionalidad paraguaya, que había obtenido en 1989, pero le había sido retirada en 2003 por la Corte Suprema de Justicia.

Tras su detención, la fiscal general de Paraguay agradeció a través de su cuenta en Twitter “la cooperación internacional para la lucha contra el crimen organizado”.

La investigación paraguaya se suma a las pesquisas de Argentina, que el pasado julio advirtió del “posible accionar delictivo” en la frontera con Brasil y Paraguay del llamado “Clan Barakat”, integrado presuntamente por libaneses sospechosos de lavado de activos y financiación al grupo chií libanés Hizbulá.

La organización estaría liderada por Assad Ahmad Barakat, quien “presentaría estrechos vínculos con el liderazgo” de Hizbulá desde su centro de operaciones en una galería ubicada en Ciudad del Este (Paraguay), según la Unidad de Información Financiera (UIF).

La UIF ordenó entonces congelar bienes y dinero de ese clan, por su supuesta relación con delitos de contrabando, falsificación de dinero y documentos, extorsión, tráfico de estupefacientes, tráfico de armas, lavado de activos y financiación del terrorismo.

Fuente: EFE