Desde el segundo semestre del próximo año estará operativo el acueducto del Chaco y con ello la disponibilidad de agua potable será realidad para 70.000 personas del Chaco Central, de las cuales 36.000 corresponden a comunidades indígenas, que accederán al servicio básico.


Se trata del proyecto Acueducto para el Chaco Central, impulsado por la Unidad Ejecutora de Proyectos (UEP) del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), quien informó que está casi terminada la aductora principal del sistema, de 202,8 kilómetros.

Asimismo ya están totalmente instaladas las tuberías del primer tramo, que parte de la planta de tratamiento situada en Puerto Casado (Alto Paraguay) y llega hasta el kilómetro 101,4. Mientras, solo faltan 10 kilómetros de caños para completar lo que resta del trazado, que finaliza en Loma Plata (Boquerón), donde se encuentra el centro de distribución, en fase de construcción.

De acuerdo al cronograma, este sector estará también listo antes de diciembre de este año, época de inicio del período de lluvias, que se extenderá como es habitual hasta abril del año próximo.

Desde el MOPC aclararon que siempre que el clima ayude, la construcción del acueducto concluirá entre abril y mayo de 2019, cuando se iniciará el período de pruebas hidráulicas, indispensables para asegurar su perfecto funcionamiento. No obstante, en este momento ya se realizan estas pruebas en forma paralela, en el primer tramo.

A su vez, las obras civiles, como la colocación de registros, válvulas y bloques de anclaje se hallan igualmente pleno desarrollo.

Entretanto, están en proceso de evaluación las ofertas del llamado a Licitación Pública Nacional (LPN) para la construcción de las obras complementarias, montaje del sistema de monitoreo del acueducto principal y operación de la planta de tratamiento, correspondientes a la fase de terminación del sistema.

Las obras de la aductora principal, que corresponden a la primera etapa, representan una inversión superior a los 78 millones de dólares, financiada con fondos locales.

En cuanto a la segunda etapa, enmarcada en el Programa de Saneamiento y Agua Potable para el Chaco y Ciudades Intermedias de la Región Oriental del Paraguay, los fondos provienen de una donación de 60 millones de dólares de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), un préstamo de 20 millones de dólares del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y una contrapartida local de 8 millones de dólares.

Esta fase contempla la instalación de los centros de distribución de Filadelfia y Neuland, la construcción de las aductoras secundarias y la instalación de las redes domiciliarias.

Fuente: Agencia IP