Descargar el Audio

A un año de la implementación de la Ley de administración de bienes incautados y comisados” que creó la Secretaría Nacional de Bienes Incautados y Comisados (Senabico), la ministra Karina Gómez destacó los avances en el cumplimiento de los objetivos y reconoció la necesidad de profundizar las capacitaciones, ya que “para muchos sigue siendo un instrumento desconocido”.


Con la mencionada ley se creó la Senabico como un órgano rector dependiente de la Presidencia de la República, para la administración y gestión de los bienes que la autoridad competente ponga a su disposición.

“El fiscal investiga, el juez juzga y la Senabico, una vez se comprueben los hechos, ayuda a administrar esos bienes mal habidos. La palabra decomiso significa incautación en nombre del Estado”, explicó.

Manifestó además que la Ley que crea la Senabico cumple 1 año, tiempo en que los propios funcionarios buscan interiorizarse en su misión y visión. “La idea es que se conozca la institución como una herramienta del Ministerio Público”, subrayó.

“Nace por necesidad de mayor transparencia y mejor administración, la Senabico se encarga de administrar los bienes. Hoy tenemos 25 vehículos algunos de alta gama en un depósito y la idea es monetizarlos lo antes posible”, comentó.

La institución continúa trabajando en la carta orgánica y las leyes que los ayudará a proceder al remate de los bienes decomisados, ya que según explicó la ministra, cuando es dinero en una cuenta es el mismo procedimiento de decomiso.

 

“El 50% de todo lo incautado va para programas de prevención, reinserción social, recuperación de personas en situación de adicción. Trabajamos con el BNF, hoy tenemos US$ 2 millones incautados en favor del Estado”, informó

Respecto a la causa de Reinaldo “Cucho” Cabaña, la secretaria de Estado señaló que actualmente el Ministerio sigue con el proceso de investigación, por lo que se encuentran aún en poder los bienes incautados. “Todavía no recibí el llamado de la Fiscalía para poder intervenir en esta causa”, aclaró.