El fiscal Rene Fernández, imputó a Óscar González Daher y su hijo Óscar Rubén González por el hecho punible de enriquecimiento ilícito en la función pública. Ambos cuentan con una orden de detención.


La Fiscalía igualmente ordenó la detención y la imputación de su hijo, Óscar González Chávez, también por el supuesto delito de enriquecimiento ilícito.

A mediados de agosto, agentes fiscales de anticorrupción acudieron a la vivienda de González Daher, dentro de una investigación sobre lavado de dinero, enriquecimiento ilícito y evasión de impuestos relacionados con una empresa cuya sede constaba en la misma dirección.

El fiscal encargado de esta nueva investigación, René Fernández, explicó que las pesquisas se iniciaron a raíz de un informe de la Secretaría de Prevención de Lavado de Dinero (Seprelad), sobre posibles delitos económicos y fiscales de la inmobiliaria Príncipe de Savoia S.A, que sería propiedad de dos hijos de González Daher.

A eso se sumó una oleada de escraches ciudadanos (actos de repudio) que terminaron provocando la renuncia de González Daher a su escaño.

González Daher había sido despojado de sus fueros la legislatura pasada, tras un escándalo por presunto tráfico de influencias siendo miembro del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados (JEM).

Sin embargo, en las elecciones generales de abril obtuvo un escaño tras ser incluido en la lista al Senado por el Partido Colorado para el periodo 2018-2023.

El caso se destapó el año pasado tras unos audios filtrados y publicados por la prensa local en los que supuestamente se le escuchaba solicitando a un juez trato de favor a un antiguo intendente, también oficialista, acusado de desfalco.

Ello desde su condición de representante de la Cámara Alta en el JEM.

Las grabaciones se filtraron al parecer desde el teléfono celular de Raúl Fernández Lippman, entonces secretario del JEM y ahora en prisión preventiva, e imputado por tráfico de influencias y asociación criminal, entre otros presuntos delitos.

Fuente: EFE