Descargar el Audio

El pigmento amarillo y comezón intensa en el cuerpo que no se calma con nada puede ser indicador de niveles altos de bilirrubina en la sangre a consecuencia de afecciones hepáticas, sin embargo, es un mito que suba por estrés, por corajes o mal humor como muchas personas lo consideran, explicó el doctor hepatólogo, Marcos Girala.


El anatomopatólogo quirúrgico del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en Coahuila, Juan Jesús Ojeda Ibarra, explicó en un comunicado que existen dos tipos de bilirrubina; la indirecta y la directa. La primera se presenta ante la muerte de glóbulos rojos y ocasiona la aparición de anemia.

La segunda se produce cuando el hígado transforma la indirecta, en combinación con otros componentes -como la proteína albumina- en una sal no tóxica que se eleva ante la presencia de enfermedades como la hepatitis, cirrosis hepática y obstrucciones biliares, entre otras.

El diagnóstico de la bilirrubina alta se realiza en estudios de laboratorio. Los valores que se manejan como normales, en el caso de la directa, son de 0 hasta 0,3 miligramos por decilitro (mg/dl) en sangre y en la indirecta de 0,1 a 0,5 mg/dl, el total de ambas no deben rebasar 1,2 mg/dl.