El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, hizo un llamado a la integración en América Latina y el Caribe como "elemento primordial para generar desarrollo", en su primera intervención en una Asamblea General de la ONU, en la que también se refirió a la situación de Venezuela y Nicaragua.


En su discurso en Nueva York, Abdo Benítez, que asumió la Presidencia de Paraguay en agosto pasado, ofreció su apoyo y cooperación a los países que luchan contra el crimen transfronterizo y el narcotráfico y habló del fortalecimiento de las instituciones como garantes de la democracia.

“No podemos ignorar que en nuestro continente persisten regímenes dictatoriales que roban la ilusión, la esperanza, los sueños y los derechos humanos de su propia población. Expresamos nuestra solidaridad con los pueblos de Venezuela y de Nicaragua frente a los abusos del poder”, agregó el gobernante.

Al igual que otros mandatarios, se pronunció sobre la Agenda 2030 y pidió que se movilicen “los recursos necesarios para su plena implementación, incluyendo la transferencias de tecnología, conocimientos y la creación de capacidades, particularmente hacia los países en vías de desarrollo”.

Abdo Benítez insistió en los problemas de estos países y se refirió a la pobreza como una responsabilidad de todos los líderes.

“La pobreza que afecta actualmente a millones de seres humanos no es producto de la escasez, sino de la mala distribución de bienes. Es nuestra responsabilidad, como líderes, dejar de ver a la pobreza como un indicador económico, sino como un problema humano”, señaló el presidente paraguayo.

Sobre Paraguay, país cuyo mando asumió el pasado 15 de agosto, citó algunas de las líneas de sus políticas sociales.

Paraguay ostenta en la actualidad el Grupo de los Países en desarrollo sin litoral y subrayó que los principales problemas que encuentran sus miembros se encuentran en el ámbito del comercio, por lo que instó a sus aliados comerciales a tenerlo en cuenta.

En su intervención ante la Asamblea de Naciones Unidas, Abdo Benítez también pidió la inclusión de Taiwán en la ONU, ya que “puede contribuir en gran medida con su trabajo”.

Asimismo, el jefe del Estado paraguayo se pronunció sobre el Consejo de Seguridad y planteó una reforma que lo haga “más democrático e inclusivo”.

Paraguay aboga por el ingreso de más países en vías de desarrollo para equilibrar la composición de este órgano, así como la eliminación total del veto, un privilegio que ya no responde a la realidad política de nuestros tiempos”, añadió.

Abdo Benítez adelantó que su país suscribirá este año el pacto mundial por una migración segura y el Pacto para los Refugiados.

Fuente: EFE