El Fondo Monetario Internacional (FMI) y Argentina anunciaron hoy un acuerdo para un adelanto de 19.000 millones de dólares entre 2018 y 2019 del crédito de 50.000 millones de dólares solicitado por ese país, a los que sumarán 7.100 millones de dólares adicionales.


Ministro de Hacienda argentino Nicolás Dujovne y la titular del FMI Christine Lagarde

Así lo revelaron hoy la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, y el ministro argentino de Hacienda, Nicolás Dujovne, en una rueda de prensa de urgencia en el Consulado de Argentina en Nueva York.

Este nuevo pacto pretende fortalecer el acuerdo “Stand-By” alcanzado entre ambas partes en junio, un programa habitual del Fondo que requiere de una fuerte intervención de la institución multilateral en las políticas económicas nacionales.

Además de los 7.100 millones adicionales, el nuevo pacto contempla un anticipo de 19.000 millones -8.000 para este año y 11.000 para 2019- de los desembolsos previstos para 2020 y 2021 en el programa acordado hace tres meses.

Otra de las novedades es que los fondos estarán disponibles para apoyar el presupuesto de las autoridades argentinas y no bajo la etiqueta de fondos “de precaución” como hasta ahora, de acuerdo a un comunicado del FMI divulgado hoy y tal como ha puesto énfasis el ministro argentino de Hacienda.

Lagarde señaló que el Gobierno argentino “ha desarrollado un plan económico fortalecido que apunta a reforzar la confianza y estabilizar la economía”.

“En el centro del nuevo plan se encuentra una política fiscal destinada a fortalecer su posición fiscal y contar con un presupuesto sostenible y adecuadamente financiado, una política monetaria fuerte centrada en la reducción de la inflación y una política de tipo de cambio flotante sin intervención”, apuntó.

El ministro Dujovne expresó su confianza en que con este nuevo acuerdo, que tiene “pocos antecedentes”, se devolverá la confianza a la economía argentina y a sus “planes de reforma económica” y ayude a una mejora en el apoyo a las personas más vulnerables, sobre todo porque calcula que Argentina no necesitará de una financiación extra para pagar su deuda exterior.

El anuncio de este nuevo acuerdo llega un día después de que el presidente del Banco Central de Argentina (BCRA), Luis Caputo, dimitiera en medio de la crisis económica que vive el país y de las negociaciones con el FMI.

Tras la abrupta devaluación del peso en abril y mayo pasados -que llevó a Argentina a pedir el crédito al FMI para acelerar las reformas encaminadas a reducir el alto déficit fiscal, que según el presidente argentino, Mauricio Macri, hace al país más vulnerable financieramente-, a mediados de agosto se agravó la situación con un nuevo ciclo de caídas de la moneda.

Por ello, el presidente anunció la necesidad de acelerar los cobros del préstamo para asegurarse la financiación de sus compromisos de pago de deudas en 2019 y lograr el próximo año el “déficit cero” en sus cuentas públicas.

Fuente: EFE