El papa Francisco aseguró que hoy en día existe la misma crueldad que se vivió en las cárceles bajo el régimen soviético y nazi, al recordar su visita al Museo de Ocupación en Lituania en su viaje por los países Bálticos.


Francisco relató hoy su visita a este museo que fue un cuartel y prisión de los cuerpos de seguridad de los soviéticos, la KGB, y la Gestapo nazi, y que quedo “destrozado”, durante la rueda de prensa en el avión de regreso de su viaje de cuatro días a los países Bálticos.


“Era una cárcel donde los detenidos por razones políticas o religiosas eran llevados. He viso celdas donde solo cabían los pies. Celdas de tortura donde les llevaban desnudos y les tiraban agua y allí se quedaban durante horas para romperles la resistencia”, contó.

También, continuó, me llevaron a ver “la Sala de las Ejecuciones, les llevaban allí por la fuerza, y les mataban simplemente con un tiro a la nunca y salían de allí por una rampa mecánica que les llevaba a un camión y los tiraban en el bosque. Mataban a unos 40 al día. Y al final fueron 15.000 los que encontraron allí (en el bosque)”.

También explicó que ese día fue al gueto de Vilna, donde mataron a miles de judíos y que se quedó “destrozado”.

Pero destacó que con “hoy la crueldad no ha terminado. La misma crueldad hoy se encuentra en muchos sitios de detención. En muchas cárceles donde existe sobrepoblación de una cárcel y esto es también un modo de tortura”.

Citó también la crueldad de las milicias del Estado Islámico y “de como habían quemado vivo a un piloto jordano o los cientos de degollados”

“La crueldad no ha terminado y en todo el mundo se sigue haciendo” e invitó a los periodistas a informar de que esto es uno de los graves “escándalos de nuestra cultura y de nuestra sociedad. EFE