La Fiscalía allanó ayer varias viviendas de tres miembros de la Policía como parte de la investigación por el robo de 42 fusiles al cuerpo, que fueron sustituidos por copias de juguete, de madera y plástico, en agosto, confirmó el fiscal Federico Delfino, encargado del caso.


Delfino precisó que los tres miembros tienen el rango de subcomisaria, oficial primero y suboficial primero, aunque por el momento ninguno ha pasado a disposición judicial.

“Estuvieron declarando durante toda la tarde. Nosotros, cotejando la información que brindaron y la que hemos obtenido, vamos a debatir en las próximas horas si les imputamos”, señaló el fiscal, quien precisó que no se hicieron incautaciones durante los registros.

La investigación sobre este caso “todavía no se ha cerrado” y seguirá avanzando “en esta misma línea”.

El robo de los 42 fusiles se produjo a finales de agosto y se conoció tras un inventario en uno de los departamentos de la Policía, cuando encontraron que las armas habían sido sustituidas por juguetes.

El ministro del Interior de Paraguay, Juan Ernesto Villamayor, dijo entonces que su cartera trabajaría con el Ministerio Público para averiguar las causas del hecho.

Villamayor informó además de que desde enero a julio de este año, durante el anterior Gobierno, un total de 90 armas cortas desaparecieron o fueron extraviadas por agentes del cuerpo.

Fuente: EFE