Hoy 29 de setiembre se recuerda el Día Mundial del Corazón, con el objetivo de concienciar a la población para cuidar el órgano cardíaco para vivir mejor. Más de 8.200 paraguayos mueren cada año por patologías cardíacas que pueden prevenirse con la adopción de hábitos saludables.


Bajo el slogan: “Para mi corazón, tu corazón y para todos los corazones”, este 2018 la recordación de esta fecha apunta a que cada uno pueda hacerse una promesa de corazón, por su salud cardiovascular y en favor a la vida. Promete comer más saludable, hacer más ejercicios y a alentar a otros a ser más activos; a no fumar y a disminuir el consumo de sal.

“Cuando te ocupas del Corazón, no solo serás más saludable, sino que también te sentirás bien y mejor, y disfrutarás tu vida al máximo”, advierten desde el Ministerio de Salud.

Las enfermedades cardiovasculares constituyen una de las principales causas de defunciones y discapacidades a nivel global. Son consideradas como el asesino número de la raza humana; causan la muerte de 17,5 millones de personas al año.

“En Paraguay, unas 8.224 personas fallecen anualmente a raíz de este tipo de patologías, cifra que ocupa el 26,2 por ciento de la mortalidad general en el país, de acuerdo a datos registrados en el año 2016”, informó José Ortellado, director del Programa Nacional de Prevención Cardiovascular del Ministerio de Salud Pública.

Ortellado informó que en Paraguay se consume unos 12 gramos de sal al día, es decir, de 2 a 3 cucharaditas, pese a que la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es consumir 4 gramos de sal por día, correspondiente a una cucharadita de postre.

En ese sentido aclaró que los niños, por supuesto, deben consumir menos cantidad, entre 3 gramos y hasta los dos años, no se recomienda añadir sal a las comidas.

El problema no reside solo en la sal que se añade al cocinar, sino que, muchos de los alimentos que se ingiere diariamente, generalmente alimentos procesados, contienen una gran cantidad de sodio.

El profesional aseguró que esta situación puede revertirse con la adopción de hábitos saludables. Mantener una alimentación sana, realizar actividad física de forma regular y evitar el tabaco propone el especialista para reducir el riesgo de patologías cardiacas y accidentes cardiovasculares, y de esta manera mejorar la calidad de vida.

Fuente: Agencia IP.