Paraguay registra al año unas 1.200 muertes en accidentes ocurridos en las carreteras del país, una media que se mantiene invariable desde hace una década y que tiene a los jóvenes de entre 15 y 18 años como principales víctimas.


Estos datos fueron proporcionados por el director de Licencias de Conducir y Antecedentes de Tránsito de la Agencia Nacional de Transporte y Seguridad Vial (Antsv), Alberto González, en una entrevista con el canal estatal Paraguay TV.

González agregó que a esa cifra de muertos se añade un promedio de 62.000 heridos y más una media de 300 personas que quedan con secuelas permanentes.

“Tenemos 3 fallecidos por día por un siniestro vial”, detalló el responsable, y añadió que el número de heridos es de 170 cada jornada.

En este sentido, se refirió a la alta tasa de accidentes de moto, cuyas víctimas representan el 51 % del total de muertes en carretera, principalmente, por prescindir del casco.

“Solo un 20 % de motociclistas usa casco. A ese porcentaje se les preguntó cuál es el motivo por el que usan casco y la respuesta fue por los controles existentes. Hay una cuestión cultural que hay que cambiar; creen que se trata de una ‘argelería’ (antipatía) de la ley y no una cuestión de riesgo de vida”, señaló.

Por tanto, desde la Antsv trabajan en reglamentar el uso del casco y buscar un compromiso del Estado y la sociedad con la seguridad vial, para garantizar que los conductores cuentan con licencia.

Además, también se prepara una campaña vial para los próximos cinco años enfocada a reducir esta cifra y a despertar mayor conciencia al volante entre los paraguayos.

Paraguay registra 20,7 muertes por cada 100.000 habitantes en accidentes viales, según datos de la Organización Mundial de la Salud.

Eso sitúa las muertes por accidente de carretera en Paraguay por encima de Perú, con 13,9 muertes por cada 100.000 habitantes; Argentina, con 13,6 muertes por cada 100.000 habitantes; o Chile, con 12,4 muertes por cada 100.000 habitantes.

No obstante, la situación es peor en países como Brasil o Bolivia, con 23,4 y 23,2 muertes por cada 100.000 habitantes, respectivamente. EFE