La magistrada Rosa Weber, presidenta del Tribunal Superior Electoral (TSE) de Brasil, informó que la corte está "atenta" a posibles noticias falsas que intenten influir en los comicios presidenciales, legislativos y regionales que se celebran hoy en el país.


“De hecho, las noticias falsas son el asunto del momento”, dijo Weber en una rueda de prensa, en la que hizo un primer balance del proceso electoral, sobre el cual aseguró que se desarrolla con una “plena normalidad” y casi sin contratiempos.


Weber aseguró que un grupo de trabajo especialmente dedicado a ese asunto en el TSE analiza cada denuncia de “fake news” que llega, a fin de que esas publicaciones, que circulan sobre todo en las redes sociales, sean inmediatamente excluidas.

También volvió a salirle al paso a las dudas manifestadas por el candidato ultraderechista Jair Bolsonaro, favorito para ganar la primera vuelta de las presidenciales, sobre la fiabilidad de las urnas electrónicas que se utilizan en la votación.

Uno de los hijos de Bolsonaro publicó hoy un video en sus redes sociales en el que insinuó la existencia de una urna, en un lugar que no especificó, en la que al apretar una tecla aparecía una fotografía de Luiz Inácio Lula da Silva, quien intentó ser candidato pero fue vetado por estar en prisión, condenado por corrupción.

Según Weber, el asunto está en manos de las autoridades, que han actuado de oficio e intentaban “comprobar si es verdad” a fin de “actuar en consecuencia” y sustituir de inmediato las urnas en las que pueda registrarse “algún tipo de irregularidad”.

No obstante, reafirmó su “total confianza en el sistema”, aunque admitió que “siempre, donde está el ser humano, hay posibilidades de fraudes”.

Aún así, subrayó que “el sistema es confiable” y se utiliza desde hace dos décadas, un período en el que no ha habido “una denuncia de fraudes siquiera”.

También reiteró que, si es necesario, frente a alguna sospecha, “todo el sistema pueda ser auditado, por lo que si se presentase un fraude, podrá ser constatado” por los técnicos del TSE.

Según las autoridades electorales, durante las primeras dos horas de votación tuvieron que ser sustituidas por diversos fallos 310 urnas electrónicas, que apenas representan un 0,06 % del total que ha sido instalado en todo el país.

También en ese lapso, 43 personas fueron temporalmente arrestadas por diversas violaciones a las leyes electorales, entre las cuales se incluyeron desde actividades de propaganda en favor de candidatos hasta supuestos intentos de sobornar electores.

Uno de esos últimos casos se registró en el estado amazónico de Amapá, donde dos personas fueron detenidas en las inmediaciones de un centro de votación con 7.000 reales (unos 1.800 dólares) en efectivo. EFE