Chacoí fue la primera población del Bajo Chaco. Fundada por don Carlos Antonio López en 1844, la llamó San Venancio en honor a su hijo. Se encuentra a 3 kilómetros de Asunción en línea recta y a unos 35 kilómetros por vía terrestre. Hoy depende de Villa Hayes. En décadas anteriores y hasta después de la Guerra del Chaco, esta comunidad fue una atractiva y próspera zona de descanso y pesca. Es también tierra ancestral de los indígenas Maká.


Por Rafaela Guanes de Laino. Presidenta de la Fundación Manuel Gondra

Leemos que se proyecta en los últimos tiempos un segundo puente entre las dos regiones del país; desde el banco San Miguel de Asunción hasta Chaco’i, cuyo costo estimado sería de 100 a 120 millones de dólares. La obra comenzaría el próximo año y sería para circulación exclusiva de vehículos livianos. El puente Remanso seguiría siendo para el tránsito de camiones de carga y para la producción del Chaco paraguayo.

Pero, junto con la noticia del puente, leemos también que por Ley 6094/18 se han vendido 500 hectáreas en la misma zona, a El Farol S.A., empresa que piensa destinar el predio a depósito de basura. Se concretó el negociado pese a dictámenes en contra elaborados por la Secretaría del Ambiente y por el Ministerio de Defensa Nacional que recomendaban objetar la venta porque el inmueble está dentro de los humedales del Bajo Chaco. La Contraloría General de la República también recomendó que la empresa abandone el lugar, ya que es área silvestre protegida, según Decretos 6473/11 y 8424/12.

Por respeto a los habitantes de esta histórica comunidad, se impone que las autoridades impidan que en la inauguración del nuevo puente, un basural reciba a los asistentes. Por el gran cariño que profesamos a los residentes de San Venancio y por el sentido de responsabilidad ambiental ante semejante daño, vamos a poner todo de nuestra parte para que termine el negociado de la basura en esa hermosa región de nuestro magnífico y olvidado Chaco