El Prof. Dr. Nelsón Arellano, Jefe de la Unidad de Trasplante Hepático de Hospital de Clínicas de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Asunción, brindó informe sobre la evolución de la paciente de 19 años sometida el pasado 14 de octubre a trasplante de hígado, el cual se registra como el duodécimo llevado a cabo en el Hospital Escuela.


“La paciente está evolucionando favorablemente al nuevo órgano, dentro de un optimismo razonable, por lo que estamos muy contentos con su progreso”, mencionó el especialista.

La paciente había sido diagnosticada de cirrosis hepática. Esta es una enfermedad autoinmune donde el cuerpo no reconoce el hígado y ataca su propio organismo.

En cuanto a la donación de órganos señaló que el país está aún en déficit. “Nuestra gente aun no comprende el mensaje de para qué sirve la donación de órganos; mientras no exista conciencia en nuestra sociedad con respecto al punto de la donación, no habrá trasplante y los pacientes seguirán falleciendo ante la falta de solidaridad”, apuntó.

Testimonio

La Señora Zunilda de Benítez, madre de la beneficiada, comentó muy emocionada que el sábado aproximadamente a las 17 horas recibieron el llamado del Dr. Marcos Gírala, Hepatólogo del Hospital de Clínicas, quien les indicó venir al hospital para la internación que tenían un donante. Ya en el hospital, la espera a la resolución de los estudios de compatibilidad fue larga; pasada las 22 horas les informaron que el órgano del donante era compatible con su hija.

“Esto es un milagro y gracias al gesto noble de la familia del donante hoy mi hija tiene nueva oportunidad de vivir”, expresó la señora Zunilda.

Comentó además que, al recibir la noticia, la primera expresión de la receptora del órgano fue: “Mami quiero curarme y ser como las demás chicas, hacer mi vida”.

Es importante recordar que en marzo del 2015 profesionales del Hospital de Clínicas realizaron el primer trasplante de hígado del país, tratamiento por el cual numerosos enfermos hepáticos tuvieron que ir al exterior y todavía se realizan pocos procedimientos debido a la falta de donantes cadavéricos.