Remozar el mítico estadio Centenario de Montevideo, escenario del primer Mundial de fútbol en 1930, es una de las asignaturas pendientes de Uruguay en vista de sus aspiraciones a organizar la máxima cita futbolística junto a Argentina y Paraguay, en 2030.