El dúo mexicano Mitre presentó hoy su primer disco, "El callejón del beso", con el que quiere enamorar a través de su fusión de música inspirada en los grandes íconos de la época de oro del cine mexicano, leyendas del folclore de su país y la conceptualización de bandas como Pink Floyd.


“Los dos crecimos viendo películas de la era del cine de oro como las de Pedro Infante, Jorge Negrete, María Félix. Escuchando la música de Chavela Vargas, José Alberto Jiménez”, dice en entrevista con Efe en Miami el mexicano Luis Mitre, quien forma el dueto con Andie Sandoval.

Estas influencias se suman a otras bien dispares y se van hasta el rock de bandas como la de la banda británica Pink Floyd.

“Mitre representa una amalgama de todas las cosas que nos gustan y que tenemos en común y que las hemos expresado en nuestro arte”, explica el joven de Ciudad de México, quien ya hacía sus pinitos profesionales en la música cuando conoció a Sandoval en Los Ángeles.

Con eso en mente sumaron su sensibilidades musicales, su realidad como integrantes de la generación milenial, de tener el mundo en la yema de sus dedos, la nostalgia del inmigrante y su confesada debilidad de ambos por el romance, para crear sus versiones de las historias que escucharon de pequeños.

Un claro ejemplo de ello es “El callejón del beso”, tema que le da el nombre a su disco y para el que “desempolvaron” y pasaron por su “cristal” leyendas que escucharon toda su vida.

Así nacieron temas como “Los santos del amor”, que cuenta la tendencia de las abuelas a recomendar santos para solucionar cualquier problema, en especial los amorosos, o “Gigante de hielo”, sobre la historia de la mitología azteca sobre el amor entre Popocatépetl y el Iztaccíhuatl, dos de los volcanes más icónicos de su país.

“El callejón del beso”, cuyo video superó el millón y medio de visualizaciones en YouTube en cinco semanas, poco habitual en una banda nueva de música alternativa, está inspirado en una leyenda de la ciudad mexicana de Guanajuato, muy similar a “Romeo y Julieta”.

“Todo viene de la autenticidad”, asegura Sandoval, quien afirma que nadie puede ser bueno si ignora su esencia. “No vas a ser un buen artista, o arquitecto si no eres tú mismo”.

Su posición coincide con las demandas de los jóvenes de su generación, que, dicen, rechaza todo lo que percibe como artificial.

Mitre y Sandoval, quienes rechazan de plano límites y etiquetas para su música o incluso para sus personas y declinaron revelar sus respectivas edades por esa razón, indican que los instrumentos que usaron para sus temas fueron dependiendo de lo que pedía la melodía. Lo mismo aplicaron a los ritmos y a los arreglos.

Así se encuentran en el mismo álbum la fusión de géneros tan diversos como el mariachi, la cumbia, el danzón, el tango y hasta un poco de esa guitarra tan característica del movimiento cinematográfico del espagueti western.

Aunque están siguiendo la fórmula actual de lanzar al mercado varios sencillos antes de sacar el disco entero, los muchachos de Mitre dicen que se inspiraron en los discos conceptuales de Pink Floyd para crear su álbum, en el que cada canción es parte de toda una propuesta artística.

Con este concepto bien en mente, dicen que aspiran a enamorar a los más jóvenes con la tradición de pasar las historias entre generaciones a través de la narración oral.

Mitre originalmente tenía planes de sacar su disco este próximo mes de noviembre, pero el inesperado éxito que han registrado les hizo postergarlo hasta febrero, pues vieron que el sistema de ir sencillo a sencillo se ha demostrado muy positivo para ellos.