La Organización Panamericana de la Salud (OPS) felicitó hoy a Paraguay, a través de una carta enviada al ministro de Salud Pública, Julio Mazzoleni, por establecer, a partir del 1 de noviembre, la venta obligatoria de antibióticos bajo receta médica para prevenir la resistencia a dichos medicamentos.


En la misiva, publicada por la cartera sanitaria, la directora del organismo, Carissa Etienne, celebra la decisión adoptada ya que “hace realidad uno de los objetivos” del Plan de Acción Mundial sobre la Resistencia a los Antimicrobianos, al “optimizar” el uso de ese tipo de medicinas “en la salud humana y animal”.

Asegura que la medida “tendrá un impacto significativo en la salud” de los paraguayos, puesto que la “fiscalización” de la venta de antibióticos bajo receta “constituye el pilar fundamental para el uso racional y responsable” de los mismos.

Añade que esa política tiene una “eficacia comprobada en la contención de la resistencia a los antimicrobianos”.

Además sugiere que la resolución puede “impulsar” el desarrollo de una estrategia más amplia a nivel nacional de acción contra dicho problema, que aborde también el uso de antibióticos en el sector productivo agropecuario.

La medida, aprobada la semana pasada por el Ministerio y aplaudida por la Sociedad Paraguaya de Infectología (SPI), pretende contrarrestar el efecto que provoca el consumo inadecuado de antibióticos, que puede hacer a las bacterias más resistentes a ellos.

El ministerio busca, además, concienciar a la población sobre el problema y, para ello, ha lanzado una serie de recomendaciones para prevenir y controlar la propagación de la resistencia a los antibióticos, como su consumo únicamente bajo prescripción facultativa o evitar tomar más de la cantidad indicada.

Asimismo, recomienda a la población que prevengan las infecciones con medidas simples como lavarse frecuentemente las manos, preparar los alimentos en condiciones higiénicas o tomar medidas profilácticas a la hora de mantener relaciones sexuales. EFE