El intendente de Asunción, Mario Ferreiro, destacó la predisposición del presidente de la República, Mario Abdo Benítez para establecer conjuntamente planes de contingencia ante una eventual crecida del río Paraguay en los próximos meses. La prioridad es que las familias que viven en zonas vulnerables puedan ser reubicadas en albergues y no invadir los espacios públicos.


Suman más de 18.500 las familias afectadas por la crecida del río Paraguay, es decir unas 100 mil personas.

Ferreiro comentó que este fue uno de los temas abordados con el mandatario durante la reunión que mantuvieron en la mañana de este jueves en la sede la Municipalidad de Asunción.

“El presidente entendió el problema y concretamente hoy me preguntó qué se necesita. Eso es muy bueno porque los tramites suelen ser muy burocráticos y al final pasan dos meses ya pasó toda la inundación y tenemos todo el desastre en las plazas”, manifestó en declaraciones a la 730 AM.

El intendente capitalino solicitó al presidente Abdo Benítez autorización para utilizar el predio del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), ex OFAT que se encuentra frente a las instalaciones del Club Libertad, para que se puedan preparar los refugios para los damnificados. Otro de los previos a utilizar sería el espacio perteneciente a la Primera División de Infantería también en Asunción.

De acuerdo a los datos manejados por el jefe comunal para fin de año, el río Paraguay estaría creciendo “violentamente” llegando a los 7 metros en el Puerto de Asunción, debido a las intensas lluvias que se prevén para los próximos meses. “Esto se daría no tanto por la crecida río arriba, sino de Concepción para abajo”, detalló.

Comentó que en caso de que el río Paraguay alcance dicho nivel estaría afectando a unas 8.000 familias que viven en la ribera, por lo que destacó la importancia de que ya se estén estableciendo acciones conjuntas con el Gobierno Nacional ante una eventual crecida.

Manifestó que se trataría de la tercera crecida consecutiva desde el 2015, años en que las aguas desplazaron a cientos de familias que coparon las plazas públicas capitalinas, situación que se pretende evitar con el plan que se está desarrollando actualmente.

Recordó que en años anteriores lastimosamente no se previeron la disposición de terrenos para albergar a las familias ribereñas, pero que con las gestiones actuales se puede dar “un giro rápido” a eso. “Por suerte el señor presidente ha entendido claramente la urgencia y ya está activando los resortes para que tengamos los espacios”, reiteró finalmente.

Fuente Agencia IP