El Tribunal Superior de Justicia de Buenos Aires habilitó un protocolo sobre casos de aborto no punible que estaba parcialmente suspendido desde 2012 y que, entre otras restricciones, establece que la interrupción del embarazo en casos de violación debe hacerse en las 12 primeras semanas de gestación.


Esta vigencia se habilitó tras el rechazo de un recurso de amparo que pedía la inconstitucionalidad de algunos artículos del protocolo -parcialmente suspendido pocos meses después de su aprobación, en noviembre de 2012-, un fallo que establece que los cuerpos gestantes menores de 14 años deben tener el consentimiento de sus tutores para realizar la interrupción en la capital argentina.

Además, plantea la necesidad de demostrar la incapacidad de la mujer para hacerse cargo de la maternidad.

Otro de los puntos polémicos de este protocolo es que en los hospitales porteños se ha de habilitar un comité interdisciplinario que evalúe y autorice los abortos, con la confirmación de la autoridad máxima del centro.

Este protocolo tuvo su origen en el periodo en el que el actual presidente de Argentina, Mauricio Macri, era alcalde de Buenos Aires.

El proyecto de Ley 4.318 fue sancionado por la Legislatura de la Ciudad el 27 de septiembre de 2012 y vetado por Macri un mes después considerando que presentaba “contradicciones” y que restringía “indebidamente las libertades individuales y la intimidad del profesional actuante”, lo que resulta “altamente reprochable en atención al carácter del derecho de conciencia”.

Después de esto, el abogado Andrés Gil Domínguez y la legisladora María Rachid, apoyados por diferentes organizaciones, presentaron un amparo mediante el que la Justicia declaró este veto anticonstitucional.

En 2016, la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo y Tributario volvió a aprobar el protocolo que reguló la atención de los abortos no punibles, dictado en 2012, y que fue nuevamente apelado por el abogado y la legisladora, por lo que llegó así hasta este año.

Será la Corte Constitucional quien determine ahora el destino de este fallo.