Taiwán hizo hoy un llamamiento a China para que cese las hostilidades hacia la isla y se comprometa a mantener la paz y estabilidad en el estrecho de Formosa, sin alterar unilateralmente la situación de hecho.


Así lo pidió el ministro del Consejo de Asuntos de China Continental, Chen Ming-tong, que reclamó a China un cambio en su actitud de confrontación hacia Taiwán, y un mayor compromiso con la paz y prosperidad mutua.

“Esperamos que China revierta su pensamiento hostil y de confrontación”, dijo Chen en su discurso de apertura de una conferencia internacional titulada “La reforma de China Continental y su apertura, 1978-2018: Perspectivas y desafíos”.

El ministro, encargado de los lazos con China, acusó a Pekín de obstaculizar los intercambios bilaterales, y de alterar la situación de paz y estabilidad en el estrecho de Formosa, lo que no sólo afecta a la isla sino al mundo y “es inaceptable para la comunidad internacional”.

El Gobierno de Taiwán nunca abandonará la defensa de la democracia y soberanía, pero tampoco buscará la confrontación, sino que optará por el mantenimiento del “status quo”, lo que refleja la postura de la mayoría de los taiwaneses, añadió Chen.

“El avance (de China) hacia la democracia, con el abandono del totalitarismo y la dictadura”, es el mejor modo de favorecer los buenos lazos bilaterales y el bienestar común, agregó el ministro, que recordó que este año se cumple el 40 aniversario del inicio de las reformas económicas chinas.

Taiwán busca que China cese su presión internacional y en su hostigamiento militar, pero Pekín culpa al Gobierno taiwanés de la actual situación de enfrentamiento por su negativa a aceptar que la isla es parte de China.

Fuente: EFE