La Policía brasileña abrió una nueva investigación para saber si empresas tecnológicas han diseminado mensajes difamatorios en redes sociales contra el ultraderechista Jair Bolsonaro y el progresista Fernando Haddad, quienes se enfrentarán en la segunda vuelta de las elecciones mañana.


El Ministerio de Seguridad Pública de Brasil confirmó este sábado que la Policía Federal se encargará del caso, tal y como solicitó en la víspera la fiscal general, Raquel Dodge.

Dodge pidió “verificar la existencia” de “una red profesional por parte de las campañas con el propósito de propagar noticias falsas”, tras la publicación de varios reportajes en diferentes medios de comunicación en los que se denunció tal práctica ilegal.

Esta investigación, que tramita por lo penal, se suma a la otra abierta este viernes por el Tribunal Superior Electoral (TSE) contra empresarios que supuestamente habrían favorecido a Bolsonaro a través del pago de mensajes mentirosos contra su rival en los comicios y que habrían sido diseminados por millones en Whatsapp.

Dodge indicó que “el uso especializado y estructurado de logística empresarial para la divulgación en masa de informaciones falsas” configura una delito penal, que, además de dañar la imagen de los candidatos, “puede interferir en la opinión de los electores”.

En su opinión, este hecho constituye una “afrenta a la integridad de las elecciones y es una nueva realidad mundial que exige investigación con la utilización de un cuerpo pericial altamente cualificado” para “identificar la autoría” de este “nuevo formato de crimen”.

Con base en un reportaje publicado esta semana por el diario Folha de Sao Paulo, Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT), ha acusado a su adversario de “crear una organización criminal” con distintos empresarios para diseminar “con dinero sucio” millones de mensajes a fin de difamarle por Whatsapp.

Por su parte, Bolsonaro no ha respondido directamente a esta denuncias y solo se limitó a decir en un tuit publicado ayer que no necesita de mentiras para derrotar a Haddad.

A ocho días para los decisivos comicios, el capitán en la reserva del Ejército ganaría con un 59 % de los votos válidos frente al 41 % que obtendría Haddad, heredero político del encarcelado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, según la última encuesta, divulgada este jueves. EFE