El ministro de Obras Públicas y Comunicaciones, Arnoldo Wiens, anunció que tomará "medidas legales y financieras" contra la empresa portuguesa Mota Engil por abandonar las obras del sistema de transporte público del área metropolitana de Asunción, Metrobús.


Según informó la Presidencia en un comunicado, el ministro realizó el anuncio tras constatar el retiro de la maquinaria y el cese de los trabajos en el lugar de las obras, en la localidad de Fernando de la Mora.

Wiens explicó que se reunirá con su par de Hacienda, Benigno López; el procurador general de la República, Sergio Coscia, y otras autoridades para determinar las “medidas drásticas que vamos a tomar”, después de que la empresa cesara las obras en la medianoche del viernes.

Una decisión con la que “todos salimos perdiendo, aquí nadie ganó nada, tal vez ganó una empresa”, dijo Wiens.

La constructora portuguesa avisó al Gobierno en agosto, nada más tomar posesión el presidente Mario Abdo Benítez, de una eventual suspensión de los trabajos ante la imposibilidad de cumplir el plazo de ejecución de los dos primeros tramos del proyecto, que debían finalizarse en diciembre, y pidió un aumento de los mismos.

El Ejecutivo reaccionó creando una mesa de crisis para resolver el problema y anunció la intervención de las obras con una auditoría para recabar “información objetiva” sobre el proyecto.

No obstante, según Wiens, en el aviso la empresa también argüía una supuesta falta de pagos, que él aseguró que se cumplieron “en tiempo y forma” y pidió a la Contraloría General del Estado que investigue el caso para que se “haga justicia” y castigue a los responsables de este “despropósito”.

Asimismo, el titular de Obras Públicas aseguró que se otorgará un “pequeño paliativo” a los comerciantes afectados por las obras que se pagará con parte del préstamo que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) dio a Paraguay para financiar el Metrobús.

Además dijo que tratará de “habilitar” para el tráfico de vehículos las calzadas afectadas por la obra antes de finales de noviembre.

El proyecto fue ideado como un sistema de autobuses que circularían por carriles exclusivos durante el Gobierno de Fernando Lugo (2008-2012), pero las obras no comenzaron hasta hace un año, bajo el Ejecutivo de Horacio Cartes (2013-2018).

El proceso no ha estado exento de polémicas por los daños económicos causados a los comerciantes y vecinos de las zonas afectadas, así como por los inconvenientes que genera para el tráfico de la ciudad.

Además recibió denuncias por sobrecostos, irregularidades en el proceso de licitación y deficiencias técnicas en el proyecto.

El ejecutivo paraguayo deberá ahora decidir si suspende definitivamente los trabajos o busca una nueva empresa que los lleve a cabo, aunque ya fuera de los plazos establecidos.

Fuente: Agencia IP