El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, aseguró hoy que el país "tiene todas las de ganar" en caso de llegar a un litigio con la constructora portuguesa Mota Engil, encargada de las obras del Metrobús, proyecto de transporte público para el área metropolitana de Asunción, y, en teoría, suspendidas desde el sábado.


La constructora portuguesa Mota Engil comenzó este proyecto en 2017 y ha generado polémicas desde su inicio por los daños económicos causados a los comerciantes y vecinos de las zonas afectadas, así como por los inconvenientes que genera para el tráfico de la ciudad.

Abdo Benítez señaló que desde el Gobierno se buscará “proponer y liderar” para “ser protagonistas de la solución”.

“Vamos a proponer nosotros una solución para que los afectados directos puedan, por lo menos, sentir una presencia y un compromiso de solución por parte del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC)”, dijo el presidente.

No obstante, tampoco precisó cuáles serán esas soluciones y se limitó a informar de la conformación de tres mesas de trabajo para avanzar en cuestiones técnicas, jurídicas y sociales.

En concreto, el presidente paraguayo destacó la importancia de “analizar bien el proceso contractual” para “litigar con éxito”.

“Tenemos todas las de ganar en caso de que se tenga que litigar, pero tenemos que respetar el debido proceso y no cometer errores en el proceso de rescisión de contrato”, apuntó.

“Si hay responsables de daño patrimonial, nosotros vamos a elevar todas las denuncias hasta la Fiscalía, que hasta ahí es donde puede hacer el Poder Ejecutivo, a partir de ahí ya depende del Poder Judicial”, agregó el presidente paraguayo. EFE