Según advierte la directora del Programa Nacional de Salud Ocular del Ministerio de Salud Pública, Miriam Cano, el uso excesivo de los dispositivos móviles causa miopía, por lo que recomienda utilizarlos a una distancia de 30 a 40 centímetros de los ojos.


“Todos los dispositivos que se emplean con visión cercana están causando muchos problemas en los ojos, sobre todo en los niños”, afirma Cano.

La especialista destaca que, un estudio recientemente publicado por la Academia Americana de Oftalmología confirma que la luz azul que emite el dispositivo móvil no daña los ojos, sino que el riesgo está en el modo de empleo.

La oftalmóloga y especialista en retina clínica, afirma que sin embargo, el exceso de visión cercana está aumentando los casos de miopía. Señala que este mal hábito genera a su vez, “ojos secos”, condición que se manifiesta como irritación, sensación de ardor o arenilla. Desmiente que pueda dar lugar al cáncer ocular, “eso hasta el momento no está comprobado”, asegura.

La distancia ideal para visualizar el celular, es de 30 a 40 centímetros de la cara, y agrega que al momento de manipular el celular, la postura ideal es erguida y no inclinando la cabeza, ya que esto duplica el peso de la cabeza sobre la columna cervical, produciendo a la larga lesiones, como contractura muscular intensa en zona del cuello, artrosis cervical y otras molestias.

Por otra parte, considera que los niños no tienen necesidad del uso de celular o tablets. En caso de que éstos lo utilicen, debe hacerse bajo supervisión de un adulto y con tiempo limitado.

La oftalmóloga recomienda: evitar la visión cercana con los dispositivos móviles. Mantener la distancia de 30 a 40 centímetros.

Cada 20 minutos descansar los ojos 20 segundos. En este tiempo realizar el pestañeo obligatorio para evitar los ojos secos, sobre todo aquellos que trabajan largo tiempo con computadoras, tablets y otros dispositivos. Para descontracturar los músculos, se aconseja cerrar los ojos unos instantes, luego abrirlos y mirar a los lados para posteriormente retomar el trabajo que se está realizando.

Consulta al oftalmólogo debe llevarse a cabo desde el nacimiento y de manera inmediata ante cualquier molestia (irritación, trauma, visión borrosa o doble, u otro síntoma) y de forma habitual cada año, principalmente los que padecen diabetes, destaca el informe de Salud Pública.

Fuente: Agencia IP