Las autoridades elevaron a tres el número de muertos en el accidente en una mina de carbón en la provincia de Shandong, en el este de China, mientras que los servicios de emergencia siguen trabajando para rescatar a otros 18 mineros que permanecen atrapados.


El último de los mineros falleció en el hospital tras ser rescatado ayer de la mina, donde la medianoche del sábado se produjo una fractura de una roca que destrozó una sección de un túnel de drenaje de agua que bloqueó la salida a parte de las 334 personas que trabajaban en el lugar.
Tras el sucesp, los equipos de rescate lograron evacuar a 312 trabajadores y recuperaron dos cuerpos sin vida en el yacimiento, donde siguen trabajando para despejar el acceso al túnel donde permanecen atrapados 18 mineros y cuyas condiciones se desconocen, según las autoridades citadas por el diario estatal China Daily.

https://twitter.com/nanduti/status/1054385425983389699
Las causas del accidente están siendo investigadas, aunque las fracturas de rocas se producen habitualmente debido a las explosiones que se llevan a cabo en los yacimientos.
Las minas chinas, especialmente las de carbón -principal fuente de energía del país-, registran una alta siniestralidad y se cuentan entre las más peligrosas del mundo, aunque en los últimos años ha bajado significativamente el número de accidentes mortales.
En 2017, solo en las minas hulleras chinas hubo 219 accidentes con 375 fallecidos, aunque esa cifra de muertes supuso un descenso del 28,7 por ciento con respecto a 2016, y fue casi 20 veces menor que a principios de la pasada década, cuando se llegaron a contabilizar hasta 7.000 muertos anuales.