Una pasión forjada desde la infancia, que al principio parecía transitoria pero ahora se ha convertido en un propósito serio, llevó a un equipo de jóvenes y su tutor desde una escuela en el altiplano boliviano a un concurso de robótica de nivel mundial en Madrid, en el que resultaron ganadores.


Nelson Sirpa, de 17 años, e Iván Encinas, de 15, junto a su profesor Álvaro Flores, de 25 años, conquistaron el primer sitial en la Competencia Internacional de Desminado Humanitario “Minesweepers 2018”, realizada a principios de mes en Madrid, con un prototipo liviano, ágil y todoterreno.