Descargar el Audio

El doctor Aldo Samaniego, encargado del departamento de Uro-Oncología del Instituto de Previsión Social explicó que al año hay aproximadamente 400 muertes a causa de este tipo de cáncer en IPS y que los pacientes vienen de todos los centros de referencia en urología del país.


En la lucha contra el cáncer de próstata es necesario terminar con la resistencia de los hombres y de los propios médicos para realizar el tacto rectal y poder diagnosticar de manera oportuna esta enfermedad.

La próstata es una glándula que se encuentra debajo de la vejiga de los hombres y produce el líquido para el semen. El cáncer de próstata es común en hombres de edad avanzada. Este tipo de cáncer es raro en hombres menores de 40 años. Los factores de riesgo de desarrollarlo incluyen tener más de 65 años y tener historia familiar.

El doctor señaló que el alto número de decesos tiene que ver con los controles que deben practicarse los hombres desde los 40 años de edad. “Los hombres son reacios a realizarse estos controles. Hay exámenes que pueden detectar el cáncer y por ello es importante acudir a los especialistas”, indicó.

Para diagnosticar el cáncer de próstata, su doctor podría hacer un tacto rectal para buscar algún bulto o cualquier cosa fuera de lo normal. El doctor también podría pedirle realizar un análisis de sangre de antígeno prostático específico (PSA, por sus siglas en inglés).

El cáncer de próstata, se puede prevenir fácilmente con una dieta saludable, evitar grasas saturadas, consumir verduras, evitar el sedentarismo, hacer actividad física y el control con el especialista, según acotó el doctor Samaniego.

El tratamiento del cáncer de próstata suele depender de la etapa del cáncer. Esto se determina sabiendo cuán rápido el cáncer está creciendo y cuán diferente se ve el tejido alrededor de la glándula. Los hombres con este tipo de cáncer tienen varias opciones de tratamiento. El mejor para una persona puede no ser el mejor para otra. Estas opciones pueden incluir sólo una observación cuidadosa y vigilancia médica sin tratamiento, cirugía, radioterapia, terapia hormonal y quimioterapia. También puede ser una combinación de estas.

Nota complementada con datos de MedlinePLus.