El estatal Banco Nacional de Fomento (BNF) y el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social comenzaron a trabajar con representantes de la Gerencia del Proyecto Metrobús para dar atención social y económica a los comerciantes y empresarios afectados por la suspensión de las obras.


El titular del BNF, Daniel Correa, señaló que en esta primera reunión delinearon las condiciones para establecer quiénes pueden acceder y qué tipo de cobertura podrán solicitar, según un comunicado difundido por el banco.

El equipo de trabajo continuará con sus encuentros el viernes y también realizará visitas a las empresas afectadas para evaluar su situación.

El BNF y el Ministerio de Trabajo son parte de los actores que componen la mesa de trabajo social, a la que se suman la técnica y la jurídica, cuya creación ordenó este lunes el presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, para encontrar soluciones urgentes al problema del Metrobús.

La constructora portuguesa Mota Engil, encargada de las obras de este proyecto de transporte público para el área metropolitana de Asunción, habría abandonado la construcción del Metrobús, según anunció el fin de semana el ministro de Obras Públicas y Comunicaciones, Arnoldo Wiens.

Mota Engil comenzó este proyecto en 2017 y generó polémicas desde su inicio por los daños económicos causados a los comerciantes y vecinos de las zonas afectadas, así como por los inconvenientes que genera para el tráfico de la ciudad.

La falta de entendimiento entre la constructora y el Estado, así como la paralización de las obras, obligó a pronunciarse este lunes al presidente, Mario Abdo Benítez, que abogo por “ser protagonistas de la solución”, sin descartar la vía del litigio.

La contratista Mota Engil también se pronunció a través de un comunicado a la opinión pública en el que reiteró “con vehemencia que no se ha producido ningún abandono de la obra” y lamenta “la ausencia de acción durante el periodo de la anterior administración”.

Asimismo, la portuguesa defendió su trayectoria de “72 años de historia” con presencia en más de 30 países en los que nunca “recibió acusaciones por el abandono de ninguna obra por parte de una autoridad pública ni tampoco de un particular”.

Mota Engil se hizo con la licitación en diciembre de 2015, con una proyecto de unos 47,5 millones de dólares, según el cambio actual (más de 280.763 millones de guaraníes).

Fuente: EFE