El Gremio consiguió este martes un valioso triunfo por 0-1 ante River Plate en el Monumental de Buenos Aires en el partido de ida de las semifinales de la Copa Libertadores gracias al defensa Michel, quien anotó de cabeza a los 61 minutos el único gol del encuentro. 


El vigente campeón del torneo saltó al campo decidido a frenar a River Plate en el centro del campo.

Los brasileños, cuando recuperaban la pelota, salían rápido en ataque sin entretenerse para intentar sorprender a los locales durante el retroceso.

Durante el primer tiempo, River Plate atacó principalmente por su izquierda y el lateral izquierdo, Milton Casco, por momentos parecía más un volante que un defensor.

A los 25 minutos Cícero intentó quebrar el cero rival con un remate de media distancia, despejado por Franco Armani.

La respuesta de River también fue con dos remates de media distancia, a cargo de Ezequiel Palacios, desviados por Grohe.

Los centrocampistas del Gremio batallaron, rasparon, disputaron con ímpetu cada pelota e impidieron que los centrocampistas del Millonario se conecten con los delanteros.

Apenas comenzado el segundo tiempo, Jonatan Maidana cabeceó tras un tiro de esquina y estuvo cerca de anotar el tan ansiado 1-0.

A los 61 llegó el gol de Michel, de cabeza, que River Plate sintió como un baldazo de agua fría.

Gremio se soltó tras conseguir la ventaja, ganó confianza y siguió fiel a su libreto: batallar en el centro del campo para recuperar la pelota y salir rápido de contraataque.

El Millonario intentó, intentó e intentó, pero chocó una y otra vez contra un impenetrable muro defensivo.

Marcelo Gallardo movió rápidamente el banquillo en busca de soluciones, pero fue en vano.

El partido de vuelta se disputará el próximo martes 30 de octubre en el estadio Arena do Gremio.

Fuente: EFE