El Consejo de la FIFA concluyó que el partido Girona-Barcelona que LaLiga pretende que se juegue en Miami el 26 de enero dentro de la vigésima primera jornada "debe jugarse dentro del territorio de la federación respectiva".


El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, aseguró que el Consejo debatió en su reunión de este viernes en Kigali el asunto, tras petición de la Federación Española (RFEF), la de Estados Unidos y la CONCACAF y que la opinión del Consejo al respecto “es muy clara”.

“Escuchada la opinión del Comité de Stakeholders, el Consejo lo debatió y enfatizó el principio deportivo de que los partidos oficiales de liga deben jugarse dentro del territorio respectivo de la federación. El Consejo es muy claro en esto”, añadió Infantino en la conferencia de prensa posterior a la reunión de éste.

Los Estatutos de la FIFA contemplan que ésta pueda “tomar la decisión final sobre la autorización” del partido, que estaría catalogado dentro de los “internacionales de segundo nivel” dentro del Reglamento de Partidos Internacionales.

De acuerdo a los Estatutos, “independientemente de las competencias de autorización especificadas en el Reglamento de Partidos Internacionales de la FIFA, esta entidad podrá tomar la decisión final sobre la autorización de un partido o competición internacional”.

LaLiga, el Barcelona y el Girona solicitaron el 11 de septiembre autorización a la RFEF para la disputa del encuentro de la vigésima primera jornada en Miami como parte del acuerdo de LaLiga con la multinacional Relevent para que durante quince años se jueguen partidos de la primera división española en Estados Unidos.

La RFEF y la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) se oponen a esta iniciativa y el presidente de LaLiga, Javier Tebas, ya avanzó ayer que el caso tendrá que resolverse en los juzgados.

“Si la Supercopa de España en Tánger (Marruecos) se hizo en contra del Sevilla, cómo no se va a jugar el partido de Liga si los dos quieren ir”, dijo Tebas. EFE