Descargar el Audio

José María Amarilla, especialista en temas de seguridad, expresó su opinión con respecto al fallecimiento del subcomisario Arístides Peralta, cuyo camarada, el comisario Julio Cabañas, probablemente fue el autor del disparo que le cegó la vida. El hecho ocurrió en la tarde del jueves durante un tiroteo con asaltantes que intentaban robar un local bancario en Fernando de la Mora.


El experto comentó que, a pesar de que el subcomisario Peralta hubiese tenido puesto el chaleco antibalas, su vida no se salvaría ya que dicho elemento de seguridad no cubre el rostro, la cadera ni el área dorsal, que son las zonas por donde entraron los tiros.

Con respecto al involucramiento del comisario Cabañas en el hecho, dijo que se inclinaba hacia la teoría de que fue un disparo accidental, ya que eso fue lo que percibió del lenguaje corporal del personal policial. A su vez señaló que se trató de un mal manejo del arma y que la reacción del mismo fue un reflejo ya que se encontraba en un estado de confusión.

“La impresión que me da es que Cabañas intentó auxiliarlo, trató de ayudarlo, de trasportarlo algún lado, en estado de confusión es difícil de determinar”, mencionó. Agregó que hay algo denominado “efecto kimbell”donde se pierde la visión periférica y que eso habría sucedido con el comisario, quien habrá visto algo a su costado y que hizo que disparara.