Descargar el Audio

Paraguay espera convertirse en un ejemplo para otros países de la región en materia de atención de personas apátridas gracias a la ley que protege sus derechos, aprobada el pasado 9 de agosto por el Congreso, con la que se convirtió en el primer país de Suramérica con esta normativa.


El canciller de Paraguay, Luis Alberto Castiglioni, que trabajó por esta legislación durante su etapa como senador, dijo hoy en la apertura de la sesión ordinaria de la Comisión Nacional de Refugiados que esta ley sitúa al país “a la vanguardia” y ofrece “soluciones para muchísimas familias”.

“Vamos a empezar a ser tan expertos que vamos a ser cooperantes en el mundo, vamos a exportar cooperación (…). ¡Qué lindo que podamos aportar nuestra capacidad en este tema a otras partes del mundo, cuando antes era lo contrario!”, expresó el canciller.

Castiglioni también señaló que la aprobación de esta ley fue el resultado de “una autocrítica” por parte de los paraguayos, ya que “durante décadas y décadas” el país no había mostrado “una cultura de respeto a los derechos humanos ni un excesivo apego a las protecciones de los derechos fundamentales”.

El Congreso paraguayo aprobó el pasado 9 de agosto una ley que protege los derechos de los apátridas, así como de las personas que quieren ser identificadas como tales, y facilita el proceso para lograr la naturalización paraguaya.

Con esa normativa, el país ponía fin al problema de los hijos de paraguayos nacidos en el exterior, que se convertían en apátridas si el país de nacimiento no les otorgaba su nacionalidad.

Esa decisión del Congreso se enmarcaba también dentro del compromiso adquirido por Paraguay en 2014, en el Plan de Acción de Brasil, en el que los países de América Latina y el Caribe se propusieron erradicar la apatridia en la región en los siguientes diez años.

La rápida determinación de Paraguay y su paso al frente previo a otros países suramericanos sirvió para que el representante regional de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), Michele Manca di Nissa, felicitara hoy al país por sus avances.

“Paraguay ha dado una señal a los otros países porque este mes Uruguay ha aprobado una ley nacional sobre el mismo tema”, apuntó.

A su juicio, Paraguay marcará el camino en la región e impulsará que Suramérica sea “la primera región en el mundo de erradicar la apatridia“.

“En este momento, hay alrededor de 10 millones apátridas en el mundo, quizás más. Son personas que por su definición no pueden beneficiarse de la protección de ningún país, de los básicos derechos humanos”, explicó Manca di Nissa.

El representante regional de la Acnur informó que antes de este acto se reunió con Castiglioni para hacerle entrega de una carta en la que el alto comisionado de Acnur, Filippo Grandi, “agradece personalmente” la aprobación de la ley al presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez. EFE