Funcionarios del Ministerio de Justicia y del Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE) iniciarán este miércoles, 31 de octubre, el censo de la población reclusa del país.


Los trabajos censales comenzarán en la penitenciaría “Esperanza”, ubicado al sur de Asunción, y proseguirán el 5 de noviembre en la cárcel de mujeres “Buen Pastor”, donde muchas de las reclusas viven con sus hijos.

Los datos recabados se compartirán en una plataforma de datos, el Sistema de Información Penitenciaria (Sippy), que servirá para que el sistema judicial conozca a ciencia cierta el número de presos del país y la situación en la que se encuentra cada uno.

El TSJE aportará a este proyecto recursos humanos, con 70 funcionarios, y tecnológicos, como el servidor informático para el almacenamiento al Ministerio de Justicia para la realización de un censo de presos, como paso previo para solucionar la situación de hacinamiento en las cárceles del país, informó hoy el Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE).

El organismo proveerá a los 70 funcionarios las herramientas necesarias para llevar a cabo el trabajo, así como el servidor informático de la institución para el almacenamiento de la información recolectada.

La información servirá al Ministerio de Justicia para planificar las acciones puntuales para “optimizar los programas de reinserción”, así como para solucionar el problema de hacinamiento que viven las cárceles de Paraguay.

La Comisión de Derechos Humanos del Congreso Nacional anunció en septiembre que estudiaría a fondo la situación del sistema penal paraguayo, después de recibir un informe del estatal Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNP) que denunciaba la situación de hacinamiento.

Del estudio se desprende que dicha situación es provocada, principalmente, por la alta tasa de presos preventivos que existe en el país, donde un 79 % de los encarcelados carecen de condena.

La población reclusa del país supera los 14.000 internos, a pesar de que las cárceles del país apenas tienen capacidad para unas 9.000 personas, según datos del MNP. EFE