El campeón defensor, Gremio de Brasil, tratará de saltar hoy a la 21:45 horas, a la final de la Copa Libertadores 2018 en Porto Alegre ante River Plate de Argentina, cuya apuesta es la hazaña de remontar la derrota por 1-0 en Buenos Aires.


l ganador de la llave deberá medirse por el título con el que surja de la disputa mañana del partido de vuelta en Sao Paulo entre el argentino Boca Juniors y el brasileño Palmeiras, con ventaja de 2-0 para los xeneizes en la ida.

La mayor incógnita en las filas gaúchas es si podrá volver su futbolista estrella Luan. El que retorna es Everton. Ambos estaban lesionados y no jugaron el partido en el estadio Monumental de Buenos Aires.

Pero en la zaga también hay una duda: quién será el reemplazante del suspendido por acumulación de amarillas Walter Kannemann. Se rompe así la sólida pareja de centrales que forma con Pedro Geromel.

Se perfilan Paulo Miranda o Bressan. Los hinchas prefieren al primero. La serie, en verdad, está abierta por la jerarquía del equipo argentino.

Lo parece tener claro el entrenador, Renato Gaúcho, quien declaró: “El gol nos da esa ventaja mínima, pero no estamos en la final”.

Renato redescubrió en Michel una pieza ideal. El jugador que venía de casi cinco meses de inactividad por lesiones metió el cabezazo rotundo que batió al arquero Franco Armani a los 62 y dejó muda a la multitud en el reducto riverplatense.

Varias veces resucitó River cuando todo parecía perdido. Una recuperación muy recordada fue la goleada 0-3 a Cruzeiro en Belo Horizonte tras haber perdido 1-0 en la ida de cuartos de final de Copa en 2015.

“Somos un equipo fuerte, que podemos ganar de visitante. Es difícil, pero no imposible. No nos queda otra que ganar”, aseguró el DT de los millonarios, Marcelo Gallardo.

La decepción en el Monumental fue grande. A Gallardo se lo notó nervioso con algunos jugadores en la creación y el ataque. A la defensa, la mantendría inalterable.

Para resolver la falta de profundidad ofensiva, entraría Ignacio Fernández por el colombiano Juan Quintero. Otro cambio posible es el de Lucas Pratto por Ignacio Scocco.

Gremio y River igualan en las conquistas históricas de la Libertadores, con tres veces cada uno. Pero en enfrentamientos con equipos argentinos, Gremio lleva ventaja. Sin ir más lejos, el año pasado superó a Lanús en la final (1-0 y 2-1).

Este año, el equipo gaúcho bajó a Atlético Tucumán (2-0 y 4-0) pero sufrió al pasar a cuartos de final ante Estudiantes, que estuvo a segundos de eliminarlo. Le ganó en tiempo adicional en Porto Alegre (1-2 y 2-1) y venció en la tanda de penales.

Por otro lado, hay tensión en River tras la suspensión para el entrenador, Marcelo Gallardo, por reincidir en el ingreso tardío de su equipo tras el entretiempo del partido de ida ante Gremio. Además debe pagar una multa de 1.500 dólares.

Fuente: Los Tiempos