Una misión de europarlamentarios de visita en Argentina abogó hoy por cerrar el acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur antes de las elecciones europeas de mayo próximo e incluso antes, para la cumbre del G20 que se realizará a finales de este mes en Buenos Aires.


“Veinte años de negociaciones ya son suficientes y todo está maduro para poder concluir este acuerdo”, dijo en rueda de prensa el vicepresidente del Comité de Comercio del Parlamento Europeo (PE), el rumano Iuliu Winkler.

Junto al alemán David McAllister, presidente del Comité de Relaciones Exteriores del PE, y otros siete europarlamentarios, Winkler viajó a Buenos Aires para encuentros bilaterales y participar del Foro Parlamentario del G20.

La comitiva abordó el tema de las negociaciones que la Comisión Europea mantiene con el Mercado Común del Sur (Mercosur: Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) en sus reuniones con representantes del Ejecutivo y el Parlamento argentino.

Tanto Winkler como McAllister remarcaron que el acuerdo está cerrado en “un 90 %” e hicieron votos por concluir las negociaciones antes de las elecciones de mayo para renovar el PE, cuyos miembros actualmente están mayoritariamente a favor de la firma del tratado.

Aunque admitió que aún hay “algunos escollos” por superar, Winkler destacó que se abre “una ventana de oportunidad” con la cumbre de jefes de Estado del G20 (las veinte mayores economías desarrolladas y en desarrollo, incluyendo la UE), que se realizará en Buenos Aires el 30 de noviembre y el 1 de diciembre.

El europarlamentario español José Ignacio Salafranca, relator de las negociaciones UE-Mercosur en el PE, indicó que es probable que a mediados de este mes se realice una reunión de los negociadores técnicos y, si prospera, luego una reunión ministerial “para intentar cerrar el acuerdo” y “ser anunciado en el marco del G20”.

Salafranca dijo que se está “tan cerca de un acuerdo” que es “posible” alcanzarlo en forma definitiva para el G20 o bien anunciar un “acuerdo político” y dejar los “flecos” sueltos para los meses subsiguientes.

“Mi preferencia personal es la de cerrar el acuerdo completamente para ponernos al abrigo de complicaciones ulteriores”, afirmó.

Salafranca detalló que doce de los quince capítulos que integran las negociaciones están “prácticamente cerrados” y resta llegar a entendimientos en asuntos puntuales: comercio de automóviles y piezas y partes para autos, productos lácteos, transporte marítimo e indicaciones geográficas.

En las conversaciones con los representantes argentinos también estuvo presente el reciente triunfo electoral de Jair Bolsonaro, que asumirá la Presidencia de Brasil el 1 de enero.

En este sentido, Salafranca dijo que hay que “esperar cómo se pronuncian las nuevas autoridades brasileñas” respecto a las negociaciones UE-Mercosur, pero sostuvo que “la situación electoral no debería a priori constituir un obstáculo para la conclusión de este anhelado acuerdo”.

El europarlamentario español sostuvo que, de sellarse un acuerdo, se abrirá el proceso de ratificación parlamentario tanto en la UE como en los cuatro socios del Mercosur y, en ese espacio, “si las nuevas autoridades brasileñas entendieran que habría que hacer algunos ajustes, quizás se podrían hacer”.

“Como PE no podemos cambiar ni una coma de lo que se negocia, pero sí se puede alcanzar un acuerdo político en el que queden algunos temas pendientes para que puedan ser objeto de algún ajuste por parte de las nuevas autoridades, si lo considerasen oportuno”, explicó.

“Creo que hay fórmulas y cauces para que las nuevas autoridades brasileñas se puedan sentir cómodas con el proceso negociador”, añadió Salafranca. EFE