Más de 7,3 millones de cubanos han participado en el debate sobre la reforma constitucional, proceso que concluye en dos semanas y en el que recibieron mayor atención temas como el periodo de mandato presidencial y la modificación que legalizaría el matrimonio gay, informa hoy la prensa oficial cubana.


Los isleños residentes dentro y fuera del país (11,1 millones de habitantes) han realizado más de 1,4 millones de intervenciones, recogidas en las 111.872 reuniones públicas celebradas hasta el momento, y registradas en la web oficial creada para la ocasión, reveló el secretario del Consejo de Estado cubano, Homero Acosta.

El equipo encargado del análisis de la información -integrado por juristas, representantes de ministerios y organizaciones oficialistas- ha procesado 659.527 propuestas, 560.003 modificaciones, 27.238 adiciones, 38.505 eliminaciones y 33.781 dudas.

Las consultas populares sobre el borrador que sustituirá la Carta Magna vigente (1976) comenzaron el pasado agosto y en ellas han podido participar por primera vez los cubanos residentes en el exterior.

El documento ya fue aprobado por el Parlamento a finales de julio y aunque no incorpora modificaciones del sistema político, sí reconoce la propiedad privada, elimina las alusiones al comunismo, establece la figura de primer ministro y redefine el matrimonio como la unión entre dos personas sin especificar su sexo.

De los 755 párrafos que contiene la reforma constitucional, solo ocho no han sido objeto de propuestas de modificación, adición, eliminación o duda, reseña el diario Granma, órgano del gobernante Partido Comunista de Cuba (PCC, único).

Además del nuevo concepto de matrimonio y la limitación del ejercicio del presidente hasta dos periodos consecutivos de cinco años, los cubanos se han interesado sobre todo por los apartados que establecen el límite de edad 60 años para acceder a la Presidencia y la creación de los puestos de Gobernador en cada provincia.

También se han referido con mayor hincapié a las garantías de seguridad jurídica, el método de elección del presidente y los futuros gobernadores provinciales y el reconocimiento del derecho a las personas a una vivienda digna.

“Ninguna opinión será olvidada, no todas se podrán incorporar, pero todas sí tienen que ser evaluadas. Hay personas que han hecho una sola propuesta, pero de gran valor, que hace más sólido y preciso el proyecto (de Constitución)”, aseguró el secretario del Consejo de Estado, citado por el periódico estatal.

Acosta destacó que “la cantidad de criterios recibidos sobre un tema no influyen directamente en el resultado final”.

“Hay propuestas muy significativas y de gran valor que no han sido muy comentadas en la consulta popular, pero que la Comisión (redactora del proyecto de nueva Constitución) evaluará”, reveló el funcionario, uno de los 33 integrantes de esa Comisión, encabezada por el líder del PCC, el expresidente Raúl Castro.

Una vez concluida la etapa de consulta popular el próximo 15 de noviembre, el grupo de altos funcionarios y juristas estudiará las propuestas aportadas en los debates, incorporará las que consideren oportunas y remitirá el nuevo borrador al Parlamento para su aprobación final.

La nueva Carta Magna de la República de Cuba será sometida a referendo en febrero de 2019.

Fuente: EFE