El delantero Fernando Ovelar, nacido hace 14 años y 9 meses, se convirtió este domingo en el más joven anotador en la historia de los clásicos entre el Olimpia y el Cerro Porteño, que igualaron 2-2 en el estadio Defensores del Chaco con una polémica actuación del árbitro del partido en la decimoséptima jornada del torneo Clausura.


Ovelar, nacido el 5 de enero de 2004, jugaba su segundo partido como profesional desde que debutó en Cerro Porteño la semana anterior contra 3 de Febrero.

Olimpia, líder del campeonato, ahora con 39 puntos, 7 más que su inmediato perseguidor, el mismo Cerro Porteño, comenzó perdiendo con un tanto a los 15 minutos de Ovelar, que con toque sutil dejó sin reacción al guardameta Alfredo Aguilar.

Hasta la aparición de Ovelar hoy, el goleador más joven en la historia del clásico paraguayo era Sergio Díaz con 17 años.

Doce minutos antes de su gol, el defensor colombiano Sergio Otálvaro salvó al Olimpia del primer gol.

La alegría azulgrana duró poco pues en el minuto 27 Néstor Camacho igualó para los locales.

Sobre el minuto 47 el joven Ovelar estuvo a punto de conseguir el 1-2 para Cerro con un remate que se desvió por poco.

El clásico paraguayo reservó un final trepidante pues los otros dos goles se marcaron en tiempo añadido, con siete minutos de intervalo.

En el 95 los visitantes se fueron adelante con un gol de Marcos Acosta, pero en el minuto 102 un penal permitió a Jorge Ortega dejar todo como en el comienzo.

El técnico azulgrana, el español Fernando Jubero, sustituyó a Ovelar por Jorge ‘Conejo’ Benítez en la recta final del partido.